Todo lo que tienes que saber sobre el riego de suculentas

regadera metalica

El riego es una de las tareas más importantes y, a la vez, más complicadas. Es muy difícil tenerlo controlado, y la cosa se complica cuando hay que regar suculentas, es decir, cactus y/o plantas crasas.

Por eso, te voy a dar una serie de pautas sobre el riego de suculentas que te serán muy útiles para que tus preciosas plantas puedan crecer sin problemas.

¿Cuándo hay que regar las suculentas?

Algunos dicen que por la mañana, otros que por la noche, pero la realidad es que depende. ¿De qué? De dos cosas: del lugar donde vivas y del clima que haya en tu zona. Así, por ejemplo, si vives en un sitio donde llueve de manera regular y además hace frío en invierno, el riego será mucho menos frecuente que si estás en la costa mediterránea, donde el sol es el protagonista del cielo durante gran parte del año.

Partiendo de esto, sabremos que tenemos que regar nuestras suculentas si:

  • No se esperan lluvias en, al menos, los próximos siete días si es verano, o de 15-20 si es cualquier otra estación.
  • Las temperaturas se mantienen por encima de los 10ºC.
  • El sustrato está muy, muy seco, hasta el punto de las plantas han empezado a arrugarse.
  • Las suculentas están creciendo, lo que significa que es primavera y/o verano.

¿Cuál es el mejor momento? Independientemente de la estación, he llegado a la conclusión de que es por la tarde, ya que así el sustrato permanece más tiempo húmedo por lo que las raíces tienen más tiempo para absorberla. Además, nos permitirá ahorrar un poco de agua.

¿Cómo hay que regarlas?

Ahora que sabemos más o menos cuando tenemos que darles agua a nuestras queridas plantitas, vamos a ver cómo hay que regarlas para que puedan absorber el preciado líquido de la manera correcta:

  1. Lo primero que hay que hacer es comprobar la humedad del sustrato. Para ello podemos hacer varias cosas:
    • Introducir un palo delgado de madera (como el que usan en los restaurantes japoneses): si la tierra está húmeda, se adherirá a él.
    • Utilizar un medidor de humedad digital: es de muy fácil uso. Simplemente hay que introducirlo en la maceta para que nos indique el grado de humedad. Pero, para que sea más fiable, hay que introducirlo en diferentes zonas (más cerca del borde de la maceta, más hacia el centro).
    • Pesar la maceta antes y después de regar: como la tierra no pesa lo mismo seca que húmeda, podremos guiarnos por esta diferencia de peso.
  2. Después, hay que llenar aquello que usemos para regar y dirigir el chorro de agua a la tierra, nunca a la planta. Tenemos que asegurarnos de que quede bien humedecida. Para evitar encharcamientos y problemas, podemos usar un pulverizador, o, en el caso de que tengamos muchas plantas, quitarle la ”alcachofa” a la regadera.
  3. Finalmente, si le tenemos puesto un plato debajo, se lo quitaremos a los 15 minutos de haber regado para retirarle el agua que haya sobrado.

Sedum_rubrotinctum

Si tienes alguna duda, no la dejes en el tintero. Pregunta 🙂 .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Riego y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s