Mammillaria longimamma

Mammillaria_longimamma

La Mammillaria longimamma es una planta cactácea muy curiosa: si no fuera por las largas espinas, fácilmente podría recordarnos a los erizos de mar. Produce unas flores grandes, de un color amarillo precioso que llama mucho la atención.

Su pequeño tamaño la convierten en un cactus ideal para tener en maceta profundas. Aprendamos más sobre esta bella Mammillaria.

mammillaria longimamma joven

La Mammillaria longimamma es una especie perteneciente a la familia Cactaceae que vive en los desiertos áridos de México, concretamente de Hidalgo y Queretaro, y también en Texas (Estados Unidos). Fue descrita en el 1829 por Augustin Pyrame de Candolle.

Su nombre significa algo así como ”cactus con grandes mamas”. La palabra Mammillaria es el nombre genérico, el cual deriva del latín mamilla, el cual significa tubérculo, haciendo referencia a los tubérculos de estas plantas. Su apellido, longimamma, es un epíteto latino que significa ”con grandes mamas”.

Desde que fue descrita, ha recibido tres nombres distintos antes de recibir el que tiene ahora:

  • Dolichothele longimamma
  • Mammillaria uberiformis
  • Dolichothele uberiformis

Mammillaria_longimamma_flor

Se caracteriza por tener forma globosa y una altura máxima de 10cm. Las ”mamas” miden menos de 0,5cm de ancho, pero son más largas que los de otras especies, midiendo hasta 1cm. En sus extremos encontramos las areolas, de las cuales surgen las espinas de color blanco y de hasta 1cm de longitud.

Florece en primavera, aunque puede hacerlo a finales de invierno si el clima es suave y cálido. Las flores son de color amarillo, y tienen un diámetro de 2cm. Para ser polinizadas, es necesario que tengas dos o más ejemplares que estén floreciendo al mismo tiempo; así les podrás pasar un pincel de brocha pequeña a cada una de las flores.

Si todo ha ido bien, se desarrollará el fruto, el cual tendrá una forma más o menos cilíndrica y en cuyo interior habrá numerosas y diminutas semillas que podrás sembrar nada más cosecharlas y limpiarlas previamente con agua.

La Mammillaria longimamma resiste el frío, pero necesita protección contra las heladas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cactus y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s