Cuándo y cómo abonar suculentas

mammillaria

Las suculentas son unas plantas muy especiales que han conseguido adaptarse a un medio donde cualquier otro ser vegetal tendría muchísimas dificultades para salir adelante. Gracias a sus estrategias de supervivencia, han hecho de sus hojas y/o tallos su particular almacén de agua. Un almacén que les mantiene a salvo durante la época más calurosa y seca del año.

Sin embargo, solemos pensar que con esas reservas ya tienen suficiente para crecer, pero la realidad es que todas las plantas, independientemente del tipo que sean, necesitan alimentarse. Por lo tanto, podríamos decir que el agua es esencial para la vida, y la comida, o en este caso el abono, es fundamental para el crecimiento. Por eso, te voy a explicar cuándo y cómo abonar suculentas.

Antes de empezar, me gustaría decir algo que creo que es importante. Durante muchísimo tiempo, quizás demasiado, se ha dicho y escrito que las suculentas son plantas muy resistentes a la sequía y que no requieren de mucho mantenimiento. Pues bien, esto es desde mi punto de vista un error. Un cactus, o una planta crasa, necesita que se riegue, que se abone y que, si es el caso, se la proteja del frío, del mismo modo que a una, por ejemplo, hortensia.

Obviamente, las suculentas y las hortensias provienen de sitios muy diferentes y, como consecuencia de ello, necesitan cuidados diferentes. Pero no podemos pensar que las suculentas son unas ”todoterreno” porque, de hacerlo, las plantaremos en los xerojardines en un lugar donde apenas llueve y al cabo de unos años las tendremos que quitar y echarlas al compost. 

Dicho esto, ¿cómo podemos tener unas suculentas realmente sanas y bonitas? Abonándolas regularmente.

En los viveros y tiendas de jardinería encontramos abonos específicos para cactus y crasas, en forma líquida o en gránulos. Estos abonos son minerales, lo cual es lógico ya que las raíces de las suculentas no están preparadas para absorber los nutrientes de los abonos orgánicos, ya que en el lugar donde viven hay muy poca materia orgánica en descomposición. Estos productos contienen todos los minerales que necesitan. Eso sí, para evitar sobredosis hay que seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante.

Si prefieres usar algo natural te recomiendo el Nitrofoska azul, el típico abono de los granos azules que venden en prácticamente cualquier sitio. Tienes que echarlo cada 15 días sobre la superficie del sustrato y después regar. La cantidad a echar dependerá del tamaño de la planta. Por ejemplo:

  • Cactus y crasas pequeñas (de menos de 40cm de altura): una cucharada pequeña.
  • Cactus y crasas medianas (de 41 a 1m de altura): dos cucharadas pequeñas.
  • Cactus y crasas grandes (más de 1m): 
    • en suelo: tres cucharadas pequeñas, máximo cuatro.
    • en maceta: dos o dos y media cucharadas pequeñas.
Abono Nitrofoska

Imagen procedente de Elalamillo.net

Ahora que sabemos qué cantidad de abono echar, tenemos que saber cuál es el mejor momento para dar de comer a nuestras suculentas. Bien, aquí hay opiniones para todos los gustos. Hay quien dice que sólo en verano, otros que sólo en primavera, otros que en primavera y verano, y otros que se puede abonar incluso en otoño y, en menos cantidad, en invierno. ¿Quién lleva razón?

Sinceramente, no lo sé. Así que te voy a dar un consejo: investiga y aprende cómo es tu clima, si hace frío, si se producen heladas y cuándo, si hace mucha calor en verano, etc. Y observa también tus plantas para ver hasta cuándo están creciendo.

Yo te podría decir que puedes abonar hasta bien entrado el otoño, pero eso no sería verdad si vives en una zona donde en otoño se producen heladas importantes. Por ello, aunque no te guste demasiado la meteorología, es muy aconsejable echar un vistazo de vez en cuando al cielo para ver cómo reaccionan las plantas.

Aún así, no me gustaría terminar este artículo sin antes darte unas claves que te pueden ser muy útiles para saber cuándo abonar:

  • La temperatura mínima es de más de 15 grados centígrados y la máxima de 40ºC.
  • No se suelen producir heladas, o estas son muy débiles (de -1 o -2ºC), de corta duración y muy puntuales.
  • Es una planta que no ha sido abonada nunca desde que se compró.

Y si te quedan dudas, ya sabes, no las dejes en el tintero. 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abono y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuándo y cómo abonar suculentas

  1. Pingback: Haworthia cuspidata – Ciber Cactus

  2. Pingback: ¿Existen los cactus de interior? |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s