¿Cómo saber si mi cactus se está pudriendo?

Eriosyce_aspillagae

Eriosyce aspillagae

Nos encantan los cactus, pero el riego… ¡ay! el riego. Es muy difícil de controlar, incluso aunque ya lleves tiempo cuidando de las plantas. Tanto si regamos poco como demasiado, al final las pobres suculentas no pueden crecer como deberían.

Una de las preguntas que más nos formulamos, sobretodo cuando empezamos, es la siguiente: ¿cómo saber si mi cactus se está pudriendo? Porque claro, si se pudre, ya podemos dar por sentado que lo estaremos perdiendo, ¿o quizás no?

¿Cómo saber si un cactus se está pudriendo?

Pues bueno, lo cierto es que como en todo en esta vida, depende. ¿De qué depende? Del propio cactus, de la estación del año en la que nos encontremos, de la cantidad de agua que le echemos y de con la frecuencia con la que lo regamos. Así, un cactus sano y bien cuidado al tocarlo sí que lo notaremos duro, a no ser que hagamos un poco de presión, en cuyo caso es normal que el cuerpo carnoso ceda un poquito.

Pero… ¿qué ocurre si no recibe la cantidad de luz que necesita o no se está regando correctamente? En estos casos, el cactus se reblandece. Si está en una zona no lo suficientemente luminosa, lo que va a pasarle es que se va a etiolar, es decir, va a crecer todo lo que pueda hacia una fuente de luz. Como consecuencia de ello, los tallos nuevos que le surgen son muy débiles, tanto que con frecuencia caen por su propio peso.

Si por otra parte el problema que tiene es que no se está regando con la frecuencia que debería, el cactus puede enfermar. Los síntomas son:

  • Exceso de riego: las raíces mueren asfixiadas y el cuerpo carnoso de la planta se pudre rápidamente.
  • Falta de riego: cuando un cactus lleva mucho tiempo sin recibir agua, para sobrevivir adopta una drástica medida de supervivencia: consumir el agua que tiene almacenada en su reserva, esto es, en el mismo cuerpo carnoso. Si la situación se prolonga demasiado, la planta se ”arruga” a medida que se va quedando sin el preciado líquido.

¿Qué hacer para evitarlo?

Básicamente, son tres cosas las que podemos hacer:

  1. Utilizar un sustrato que tenga muy buen drenaje, ya sea pómice, turba negra mezclada con perlita a partes iguales, o similares.
  2. Comprobar la humedad de la tierra antes de regar, introduciendo un palo delgado de madera y ver cuánta se ha adherido a él. Si sale prácticamente limpio, significará que está seca.
    Otra opción es coger la maceta antes de regar y de nuevo al cabo de unos días. Como el sustrato seco no pesa lo mismo que una vez húmedo, nos puede servir de orientación.
  3. Colocar el cactus en una zona donde reciba mucha luz solar, a ser posible de manera directa durante todo el día. Estas plantas no viven bien en semisombra ni mucho menos en sombra.

Copiapoa hypogaea

Si te han quedado dudas, no las dejes en el tintero. Pregunta 😉 .

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Enfermedades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s