¿Cómo cuidar un cactus en invierno?

coryphantha ramillosa

Coryphantha ramillosa

Los cactus son un tipo de plantas a las que no se sabe qué hacer con ellas con la llegada del invierno: ¿se meten dentro de casa?, ¿se dejan de regar?, ¿no se abonan? Estas y otras muchas dudas asaltan la mente de principiantes (y no tan principiantes) cada año.

Sabemos que provienen de los desiertos de América y que, por lo tanto, no les gustan las heladas intensas, excepto a algunas pocas especies, pero ¿cómo cuidar los cactus en invierno si no están en su hábitat natural?

Lo cierto es que no es tan difícil como nos imaginamos. Pero, eso sí, tenemos que ser conscientes de una cosa: cada maestrillo tiene su librillo y que, por lo tanto, nos podemos encontrar diferentes consejos en distintos sitios de Internet, libros y revistas. ¿Por qué? Porque cada maestrillo vive en un lugar determinado, con un clima propio.

Por este motivo, voy a decirte, en líneas generales, los cuidados que debes de proporcionarle a tu cactus durante la estación más fría del año para que de esta manera puedas disfrutar de planta y, lo más importante, ir conociéndola.

Riego

Vamos a empezar por lo esencial: el riego. Hay muchos que te van a decir que no hay que regarlos absolutamente nada durante toda la estación; otros que hay que regarlos al menos una vez al mes, y otros cada 15 días. ¿A quién creer? A ninguno de ellos. 🙂

Observa tu cactus, la tierra que tiene, la ubicación donde está. Presta atención a los partes meteorológicos de tu zona para saber si hay previsión o no de lluvias. Para que te sea aún más fácil saber si hay que regar o no, aquí tienes estos consejos:

  • Si va a llover o a helar, no riegues. Cuanto más seca esté la tierra mejor, ya que así las raíces no se verán demasiado afectadas.
  • Asegúrate que la tierra esté bien seca antes de humedecerla de nuevo. Para ello, puedes introducir un palo delgado de madera hasta el fondo y ver si al extraerlo sale limpio, en cuyo caso podrás regar.
  • Usa agua de riego a temperatura ambiente, a menos que vivas en una zona con clima donde las heladas se producen con regularidad. En este caso, es más recomendable templarla un poco (a unos 35-37ºC).
  • No te olvides de quitarle el agua sobrante al plato del cactus que tengas en el exterior a los 10 minutos de haber regado.
  • Tampoco es buena idea dejar que la planta llegue a ”arrugarse”. Cuando llega a ese extremo, es porque ha pasado tanta sed que para sobrevivir ha tenido que consumir toda la reserva de agua de su interior.

Ubicación

Pasamos ahora a la ubicación. Bueno, este es un tema un poco menos complicado que el anterior, pero igualmente a menudo no se sabe dónde colocar esta planta. Para dar con la respuesta más acertada, hay que tener en cuenta que debe de darle la luz del sol de forma directa (a no ser que lo hayas comprado en un vivero donde lo tenían protegido del astro rey. En esta situación lo más recomendable será ir acostumbrándolo poco a poco al sol, exponiéndolo cada vez más tiempo, empezando en primavera).

Pero, a parte de la iluminación, hay otros factores a tener en cuenta para que todo vaya bien:

  • humedad: dentro del hogar tiene que ser baja ya que de lo contrario el cactus se pudriría aunque no se regara en exceso.
  • corrientes de aire: si son muy frías puede sufrir daños.
  • heladas: si se producen, hay que protegerlo o dentro de casa o con un plástico.

Abonado

”¿Abonar cactus en invierno? Es una locura, ¿no te parece?”. No, no lo es 🙂 . Bueno, no siempre. Las plantas para vivir necesitan beber agua, pero también comer. Durante los meses más fríos del año apenas crecen, pero un abono mineral les puede hacer mucho bien, especialmente a aquellas especies más sensibles.

El Nitrofoska Azul, al entrar en contacto con las raíces, lo que hace es recalentarlas, protegiéndolas de las bajas temperaturas del exterior. Una cucharadita pequeña cada 15 días puede ser una buena manera de sobrellevar mejor el invierno, y de conseguir reanudar el crecimiento con fuerza en primavera.

Sólo desaconsejo abonar a aquellas plantas que estén débiles o enfermas, pues las raíces podrían quemarse con facilidad por el abono.

Astrophytum crassispinum

Astrophytum crassispinum

Y nada más para esta estación. Con estos consejos ya podremos tener unos cactus preciosos, pero si te han quedado dudas, no las dejes en el tintero. Pregunta 😉 .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuidados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s