Ficha del Adromischus cooperi

El Adromischus cooperi es una de las plantas suculentas no cactáceas más interesantes para tener en maceta, ya que además de ser muy fácil de cuidar, en cuanto se cae una hoja al poco enraíza, dando así lugar a un nuevo ejemplar.

Sin embargo, pocos saben cómo tenerlo precioso durante todo el año. Si tú quieres averiguarlo, no lo dudes: continúa leyendo. 🙂

¿Cómo es?

Adromischus cooperi es una planta perenne suculenta originaria de Sudáfrica que fue descrita por John Gilbert Baker y Alwin Berger y que fue publicado en ”Die natürlinchen Pflanzenfamilien, Zweite Auflage” en el año 1930. Se trata de un arbusto que mide entre los 0,1 y los 0,35cm metros de altura cuyas hojas son carnosas, de color verde o verde azulado con manchitas más o menos juntas de color rojo-violáceo. Florece en primavera, sacando flores en tallos terminales.

Tiene un ritmo de crecimiento bastante rápido, por lo que, si bien tiene un precio muy económico, si nos apetece comprar un ejemplar muy joven en maceta de 5,5cm de diámetro, no tendremos que esperar mucho a que se haga adulto.

¿Cuáles son sus cuidados?

Los cuidados que necesita el Adromischus cooperi pasan por ubicarlo en una zona donde le dé el sol directo, en una maceta con sustrato que drene bien (puede ser arena de río lavada con un poco de turba, o akadama mezclada con kiryuzuna a partes iguales). Asimismo, también será muy importante abonarlo desde primavera hasta otoño, ya que así podrá tener un buen crecimiento y un mejor desarrollo.

Por lo demás, debemos tener presente que hay que cambiarlo de maceta cada 2 años, y que no tendremos que preocuparnos demasiado por el frío ya que soporta hasta los -7ºC siempre que no sea por mucho tiempo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*