Siempreviva arbórea (Aeonium arboreum)

Vista del Aeoniu arboreum

Imagen – Wikimedia/James Steakley

El Aeonium arboreum es una de las crasas más populares del mundo, y no es para menos: es muy, muy fácil de cuidar y de multiplicar, y además es precioso. Se trata de una especie agradecida, que necesita solo unos cuidados mínimos para estar perfecta.

Quizás el único inconveniente es que precisa una exposición directa al sol, pero por lo demás seguro que te dará muchas alegrías.

Origen y características del Aeonium arboreum

El Aeonium arboreum es una planta suculenta

Imagen – Flickr/Trace Nietert

Se trata de una especie originaria de la costa atlántica de Marruecos y de las Islas Canarias, donde crece en campos abiertos, que recibe los nombres de planta del aire, siempreviva arbórea, aeonio, o aeonium. Alcanza una altura máxima de 90 centímetros, con tallos bastante ramificados de los cuales brotan rosetas de hojas de 15 a 20 centímetros de diámetro. Dichas hojas pueden ser verdes, marrones, marrones con el centro verde, o variegadas dependiendo de la variedad y/o cultivar.

Florece a finales de invierno, desarrollando una inflorescencia de unos 15 centímetros con flores amarillo-crema. Tras el marchitamiento de estas, la rama muere.

Variedades

Hay dos variedades muy conocidas:

  • Aeonium arboreum var atropurpurea
  • Aeonium arboreum ‘Scharzkopf’

Se caracterizan por tener las hojas de color púrpura oscuro, el cual se acentúa con el sol.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

El Aeonium arboreum es una planta que necesita mucho sol para estar bien, así que se debe de tener en el exterior, en una zona expuesta a los rayos del astro rey para que pueda crecer con salud.

Tierra

Al ser una especie relativamente pequeña, puedes tenerla tanto en maceta como en el jardín, de modo que el tipo de tierra variará:

  • Maceta: como no es exigente, rellénala con sustrato universal (en venta aquí). Ahora bien, es muy recomendable mezclarlo con un 30% de perlita.
  • Jardín: crece en suelos con buen drenaje. Tolera los calizos.

Riego

Las flores del Aeonium arboreum son amarillas

Imagen – Wikimedia/Magnus Manske

El riego debe ser escaso, pero regular. El Aeonium arboreum puede resistir periodos de sequía más o menos largos (por experiencia te diré que, siempre que lleve más de un año en tierra, aguanta bien 3 o 4 meses sin recibir nada de agua), si bien es mejor no hacerle pasar por eso si se quiere que esté precioso todo el año. Así pues, teniendo esto en cuenta, durante el verano serán suficiente 2 o máximo 3 riegos a la semana, y el resto del año se regará una vez cada 7 a 10 días.

Eso sí, cada vez que se riegue, se deberá de regar bien, es decir, humedeciendo todo el sustrato o tierra. Además, es importante que el riego se haga al atardecer, ya que si se hace por la mañana o al mediodía el agua se evaporaría con rapidez y las raíces apenas podrían aprovecharla.

Abonado

Durante toda la temporada de crecimiento, esto es, desde primavera hasta finales del verano (o incluso hasta el otoño si el clima es suave) es aconsejable abonarlo de vez en cuando con abonos para suculentas (en venta aquí).

Si prefieres usar productos naturales, es muy recomendable el guano por ejemplo, que no es más que estiércol de aves marinas o de murciélagos (puedes comprarlo aquí). Independientemente de lo que elijas, lee las indicaciones especificadas en el envase del producto para que no haya riesgo de sobredosis.

Multiplicación

El Aeonium arboreum se multiplica por semillas, y sobretodo por esquejes en primavera o verano. Veamos cómo se hace:

Semillas

Las semillas se han de sembrar en semilleros tipo macetas o bandejas con agujeros rellenados con tierra para suculentas (en venta aquí) por ejemplo. Luego se cubren con una fina capa de sustrato, y se riega.

Por último, se coloca el semillero en el exterior, en semisombra, y se mantiene el sustrato húmedo. De este modo, germinarán en unos 20 días.

Esquejes

Es el método más rápido y eficaz de conseguir nuevos ejemplares. Para ello, solo tienes que cortar una rama, dejar secar la herida una semana, y luego plantarla (no clavarla) en una maceta con sustrato con buen drenaje, como el pómice.

No es necesario el uso de hormonas de enraizamiento, aunque no están de más tampoco 😉 . Coloca la maceta en el exterior, en semisombra, y riega unas 2-3 veces por semana.

Al cabo de unas dos o tres semanas emitirá sus propias raíces.

Plagas y enfermedades

Vista del Aeonium arboreum

Imagen – Flickr/Ali Eminov

Es bastante resistente tanto a los insectos que causan plagas como a los microorganismos. Pero con el transcurso de las estaciones si hay algún error en el cultivo sí que puede verse afectado por cochinillas, sobretodo algodonosas, y también araña roja.

Ambas plagas se pueden tratar con tierra de diatomeas (en venta aquí), e incluso con agua y jabón neutro.

Época de plantación o trasplante

El momento de plantarlo en el jardín o de pasarlo a una maceta mayor es en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -4ºC.

¿Qué usos se le da al Aeonium arboreum?

Es una planta que se usa como ornamental de jardín, patios, balcones, terrazas. Su cultivo y cuidados es sencillo, y como resiste un poco las heladas es sin duda muy interesante.

¿Tienes algún ejemplar? 🙂

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.