Ficha del Agave americana

El Agave americana es una de esas plantas que se adaptan tan bien a vivir en cualquier parte que es fácil que se vuelva común. Pero no por estar muy vista es menos bonita; de hecho, a día de hoy se planta mucho en los xerojardines, es decir, en aquellos donde las plantas tienen que mantenerse perfectas sólo con el agua que cae del cielo siempre que no esté considerada planta invasora.

Porque sí, lamentablemente es una especie de Agave que está prohibida en muchos países. Por este motivo, te vamos a contar todo sobre ella para que, de esta manera, sepas cómo identificarla cada vez que tengas dudas.

¿Cuáles son sus características?

Agave americana es el nombre científico de una especie originaria de México y el sur de los Estados Unidos que se ha naturalizado en Sudamérica, España, Asia, India, Australia y Nueva Caledonia. Fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum en el año 1753, y recibe los nombres comunes de agave, maguey, pita común o maguey amarillo.

Se caracteriza por tener hojas suculentas y espinosas que crecen de manera espiralada. Éstas miden hasta 2 metros de largo por 25cm de ancho, son lanceoladas, y de colores diversos: verde blanco-azulado, blanco-grisáceo, verde o variegadas (verde y amarillo). A medida que van envejeciendo se les forma un tallo que hace las veces de ”falso tronco” que suele medir unos 30cm máximo.

Florece una sola vez al final de su vida, que es lo que se conoce como planta monocárpica. Cuando eso ocurre, brota del centro una inflorescencia de unos diez metros de altura por unos 10cm de diámetro en cuyo extremo superior surgen las florecillas que aparecen distribuidas en panículas abiertas. Cada una de ellas mide unos 5-10cm. El fruto es una cápsula trígona y alargada en cuyo interior encontraremos semillas negras planas. Antes de morir, emite un gran número de hijuelos a partir de su raíz.

Agave americana f Variegata
Imagen procedente de Flickr/Megan Hansen

¿Tiene algún uso?

En aquellos países donde se ha naturalizado lo cierto es que no, ya que su posesión en la gran mayoría de los casos -incluyendo España- está prohibida, pero en el resto se utiliza como planta ornamental, además de para producir el mezcal que es un licor que se hace con el zumo rico en azúcar extraído de la savia del tallo floral. Por otra parte, en América Central también se usa como terapéutico: la savia como cataplasma; ingerido para tratar la diarrea, el estreñimiento, la indigestión, la ictericia y como laxante; y la infusión de hojas como purgantes.

Por último, no podemos olvidar que con la fibra textil de sus hojas se produce cuerda, redes y otros objetos similares, siendo éste un material muy resistente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*