Maguey del dragón (Agave attenuata)

El Agave attenuata es una de las especies más comunes pero más bonitas -si se me permite decirlo 🙂 – de todo el género. Sus hojas son de un color amarillo-verdoso que llama mucho la atención, y si a eso le sumamos que no tiene espina alguna, estaremos ante una planta ideal para todo tipo de jardines, incluso aunque haya niños o animales domésticos.

Su mantenimiento es muy sencillo, de hecho hay quien incluso lo cultiva en el interior de casa, como en un patio interior o en la entrada de la misma.

Origen y características

Imagen – Wikimedia/H.Zell

Nuestro protagonista es una planta suculenta que pertenece al género Agave, y que crece de forma silvestre en Jalisco (México) a una altitud comprendida entre los 1900 y los 2500 msnm, aunque a día de hoy se considera una especie muy rara en su hábitat natural. Fue descrita por Joseph de Salm-Reifferscheidt-Dyck y publicado en Hortus Dyckensis ou Catalogue des Plantes en el año 1834.

Popularmente se le conoce como maguey del dragón, ágave atenuado o cuello de cisne, desarrolla un tallo único de entre los 50 y los 150cm de longitud. Sus hojas son ovadas y acuminadas, de unos 70cm de largo por 12-16cm de ancho, de un magnífico color gris a amarillo-verdoso y pálido. Las flores se agrupan en racimos muy densos de 2,5 a 3 metros de altura.

Se considera una planta hapaxántica. Esto significa que tras la floración se muere dejando gran cantidad de semillas e hijuelos.

¿Cuándo florece?

Llegados a este punto, es probable que te surja la duda de saber cuándo florecerá, ¿verdad? Pues bien. Depende mucho del clima y de sus cuidados, pero si recibe todo lo que necesita, su racimo de flores aparecerá a los 30 años tras la siembra.

¿Cómo cuidar el Agave attenuata?

Si quieres tener un ejemplar o tienes pensado adquirir uno, es momento de que sepas cuáles son sus necesidades para cuidarlo de la mejor manera posible:

Ubicación

Exterior

Es una planta que ha de estar preferiblemente en el exterior, a pleno sol. En situaciones con semisombra sus hojas se reblandecen y pierden color, y además el desarrollo de las mismas es muy débil.

Pero ojo, es importante que, si la adquieres de un vivero donde la tenían protegida, por ejemplo en un invernadero con luz, la vayas acostumbrando poco a poco al sol directo. Empieza con dejarla unas 2h al día durante una o varias semanas, y ve aumentando progresivamente el tiempo de exposición.

Interior

Si tienes un patio interior con luz (o sea, con ventanas conectadas con el exterior y/o con el techo acristalado), puedes cultivarla ahí sin problemas. Incluso, sin tener patio, si alguna de las habitaciones de tu hogar es muy luminosa (luz natural), también podría crecer bien.

Tierra

Imagen – Wikimedia/Zeynel Cebeci

Depende dónde la vayas a plantar:

  • Maceta: con sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales.
  • Jardín: es muy resistente. Crece bien hasta en los suelos pobres y secos, bien drenados.

Riego

El riego debe ser de moderado a escaso. El Agave attenuata es una suculenta que resiste bien la sequía, pero no tolera el encharcamiento. Por eso, si lo tienes en maceta es muy importante que no le pongas un plato debajo (a menos que sepas que te vas a acordar SIEMPRE de retirarle el agua que sobre a los 30 minutos de haber regado); y si lo vas a plantar en el suelo, debes de asegurarte de que la tierra tiene muy buen drenaje.

Por este motivo, también es muy aconsejable comprobar la humedad del sustrato o de la tierra antes de regar, por ejemplo con un palo delgado de madera o con un medidor de humedad digital. Así, poco a poco irás viendo que con unos 2 riegos de media a la semana en verano y con 1 cada diez o quince días el resto del año, podrá ir creciendo.

Abonado

Durante toda la temporada de crecimiento, esto es, en primavera y verano, es aconsejable abonarlo con un abono específico para cactus y otras suculentas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. Puedes usar líquidos si estará en maceta, o granulados si estará en el suelo.

Aquí tienes más información sobre el abonado de suculentas.

Poda

No la necesita. Lo único que tienes que hacer es quitarle las hojas que se vayan secando.

Multiplicación

Imagen – Wikimedia/Eug

El ágave atenuado se multiplica por semillas e hijuelos en primavera o verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

  1. Lo primero que has de hacer es rellenar una bandeja con vermiculita previamente humedecida con agua.
  2. Luego, coloca las semillas en la superficie del sustrato, y cúbrelas con una muy fina capa de arena volcánica (pómice o arena de río por ejemplo).
  3. Después, riega con la ayuda de un pulverizador/atomizador.
  4. Por último, coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

Germinarán pronto si son frescas, en unas 2 semanas.

Hijuelos

Para multiplicarlo por hijuelos tan solo tienes que esperar a que alcancen un tamaño fácilmente manipulable, separarlos luego de la planta madre con un cuchillo de sierra que habrás desinfectado con alcohol de farmacia, y luego plantarlos en macetas individuales con sustrato universal o en otras partes del jardín.

Enraizarán sin problemas en unas 2-3 semanas; de todos modos, puedes impregnar la base con hormonas de enraizamiento antes de plantarlos para tener una mayor probabilidad de éxito.

Plagas y enfermedades

Ninguna, o casi ninguna si está bien cuidado 😉 . Eso sí, cuidado con los caracoles y con los riegos. Los primeros causan importantes daños a las hojas, y un exceso de humedad en las raíces hace que se pudra rápido.

Época de plantación o trasplante del maguey del dra

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. De estar en maceta, trasplantar cada dos años.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -2ºC, pero te diré por experiencia que la escarcha le suele afectar si es joven y/o si procede de invernadero.

¿Qué usos tiene el Agave attenuata?

Ornamental

Es una planta preciosa, que se planta en los jardines o en macetas de los lugares con clima templado a suave. Ya sea como ejemplar aislado o, más habitualmente visto, en alineaciones o grupos, hace que la zona se vea espectacular.

Medicinal

Las propiedades medicinales del Agave attenuata son las siguientes: antioxidantes, hemolíticas y antimicrobianas. Para más información, te recomiendo leer este estudio realizado por científicos del National Center of Biotechnology Information (NCBI).

Imagen – Wikimedia/Ahmiguel

Y con esto terminamos. ¿Qué te ha parecido esta especie de agave?


Categorías

Plantas crasas

Soy una enamorada de las suculentas (cactus, crasas y caudiciformes) desde que me regalaron uno con 16 años. Desde entonces he ido investigándolas y, poco a poco, ampliando la colección. Espero contagiarte la ilusión y curiosidad que siento por estas plantas en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*