Áloe de montaña (Aloe marlothii)

El Aloe marlothii es una planta arbórea

Imagen – Flickr/Drew Avery

¿Te gustan los áloes? Si además eres de los que disfrutan viendo aquellos que alcanzan el metro de altura, o que incluso lo superan, la especie de la que te voy a hablar a continuación es probable que te interese, y puede que mucho ya que es capaz de resistir algunas heladas.

Su nombre científico es Aloe marlothii, y es una planta muy bonita. Su crecimiento es lento, aunque no tanto como el de otros que tienen un aspecto similar. Pero es que eso no supone realmente un problema, puesto que embellece el lugar desde que es joven.

Origen y características del Aloe marlothii

El áloe de montaña es una planta grande

El Aloe marlothii, conocido popularmente como áloe de montaña, es una especie endémica de Sudáfrica. Crece desarrollando un tallo de hasta 8 metros de altura por unos 30-40 centímetros de grosor. Sus hojas son más o menos triangulares, carnosas, de color verde a verde-grisáceo, y tienen espinas muy cortas de color rojo o marrón-rojizo en toda su superficie. Estas forman una roseta que, en ejemplares adultos, puede llegar a medir unos 50 o 60 centímetros de diámetro.

Las flores se agrupan en racimos horizontales que surgen del centro de la roseta. Tienen forma tubular, y son de color amarillo. Los frutos son secos y en su interior contienen semillas pequeñas, casi planas, de color oscuro.

¿Cuáles son sus cuidados?

El áloe de montaña es un tipo de áloe que da gusto verlo. Es cierto que tiene espinas, pero estas son tan cortas que casi se diría que cumplen más la función decorativa (aunque esto no es así, ya que sin esas espinas los animales herbívoros de Sudáfrica no durarían ni un segundo en comerse sus hojas). En cultivo es, por propia experiencia, una planta bastante agradecida, que resiste la sequía y la calor, e incluso las heladas débiles.

Sin embargo, como pasa siempre que cultivamos áloes de porte arbóreo o arbustivo, resulta fundamental elegir bien la tierra en el que crecerá, y regar solo cuando sea estrictamente necesario. Por eso, recomiendo tener en cuenta lo siguiente:

Ubicación

Es una planta que ha de recibir sol desde que es joven. El Aloe marlothii es la típica especie que se tiene que poner en una zona donde reciba los rayos solares de manera directa durante todo el día (o buena parte de él). Por este motivo, no vivirá bien dentro de casa, salvo que se tenga un patio interior soleado.

Sus raíces no son invasivas, y su tallo es relativamente delgado, por lo que podrás plantarlo donde quieras.

Tierra

Las flores del Aloe marlothii son amarillas

Imagen – Wikimedia/Pamla J. Eisenberg

  • Jardín: la tierra ha de ser de tipo arenosa (pero no de playa) y ligera. Si no es así, haz un agujero de medio metro de ancho por medio metro de profundidad, y rellénalo con pómice, arena de cuarzo o similares.
  • Maceta: rellenar con sustratos minerales, como pómice, arena de cuarzo, kiryuzuna. También servirá sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales.

Riego

A la hora de regar al Aloe marlothii hay que tener presente que vive en las regiones semi-áridas de Sudáfrica. Por lo tanto, el riego ha de ser puntual, tanto si está en el jardín como si está en maceta.

Para que no se pudra, aconsejo regar cuando la tierra se haya secado totalmente. Cuando riegues, echa agua hasta que se salga por los agujeros de desagüe de la maceta, o hasta que la tierra se haya humedecido bien en caso de tenerlo en el suelo.

Abonado

Aparte de agua, las plantas necesitan también abono, sobre todo si se cultivan en macetas. Así pues, durante la primavera y el verano se debe de abonar con abonos para cactus y otras suculentas siguiendo las indicaciones del envase.

Época de plantación o trasplante

Es una especie fuerte, pero se aconseja trasplantarlo en primavera. De todas formas, si lo compras por ejemplo en verano y ves que necesita una maceta mayor o quieres plantarlo en el jardín, puedes hacerlo siempre y cuando procures no manipular mucho las raíces.

De todos modos, no te recomiendo sacarlo de la maceta a menos que haya enraizado bien. Para comprobar esto, simplemente tienes que cogerlo del tallo (si ya lo tuviera) o desde abajo de las hojas inferiores, y tirar hacia arriba con cuidado. Si te cuesta sacarlo y/o si ves que el pan de tierra sale entero, es porque ha enraizado bien.

Multiplicación

El Aloe marlothii crece lento

Imagen – Wikimedia/Bernard DUPONT

El Aloe marlothii se multiplica por semillas en primavera-verano. Estas se siembran en macetas más anchas que altas, con sustrato como la vermiculita, o la turba mezclada con perlita al 50%.

Más que regar, pulveriza/rocía con agua el semillero hasta que veas que el sustrato está humedecido. De este modo, no se perderán las semillas.

Rusticidad

Soporta el frío y las heladas débiles y puntuales de hasta los -2ºC, aunque vivirá mejor en aquellas zonas donde las temperaturas se mantengan por encima de los cero grados.

¿Qué te ha parecido?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.