Ariocarpus

El Ariocarpus produce flores preciosas

Imagen – Wikimedia/C T Johansson

Los Ariocarpus son cactus de muy lento crecimiento que tienen una curiosa forma. Esta forma hace que sean de los géneros botánicos más populares entre los coleccionistas de plantas suculentas, y también unos de los más difíciles de conseguir.

Cuando se comercializan, a menudo les ponen precios muy altos, pues no solo han de pasar varios años hasta que alcanzan un tamaño adecuado para poder comercializarse, si no que además son plantas muy exigentes en cultivo.

Origen y características de los Ariocarpus

Los Ariocarpus son un género de cactus endémicos del sur de Texas y de México formado por ocho especies que más abajo veremos. Se caracterizan por tener una raíz muy gruesa llamada tubérculo de la cual brotan otras mucho más delgadas. Este tubérculo se encarga de almacenar agua y nutrientes que, en casos de necesidad, pueden mantener con vida a las plantas. 

En cuanto al tamaño, en general son cactus relativamente pequeños, con un diámetro y una altura máximos de 30 centímetros. Están formados por costillas que se han reemplazado por tubérculos con forma triangular, los cuales se disponen en espiral. En la punta de cada tubérculo tienen una areola provista de una especie de lana blanquecina que se va perdiendo a medida que envejece. Las flores surgen del centro de las plantas, y miden unos 4-5 centímetros de diámetro. Su color varía, pudiendo ser blanco o rosado.

Especies de Ariocarpus

Las especies son las siguientes:

Ariocarpus agavoides

Vista del Ariocarpus agavoides

Imagen – Wikimedia/Ies

El Ariocarpus agavoides es un cactus endémico de México, que llega a medir un diámetro de hasta 8 centímetros. Su cuerpo es de color verde oscuro a pardo, y produce flores magenta de 4 centímetros de diámetro.

Ariocarpus bravoanus

El Ariocarpus bravoanus es un cactus verde

Imagen – Wikimedia/Süleyman Demir

El Ariocarpus bravoanus es una especie endémica de México. Su cuerpo es de color verdoso, pequeño de 3 a 9 centímetros de diámetro, y en la parte superior de cada tubérculo tiene protuberancias. Las flores son magenta, y llegan a medir 4-5 centímetros.

Ariocarpus fissuratus

El Ariocarpus fissuratus es una especie mexicana

Imagen – Wikimedia/urbanomafia

El Ariocarpus fissuratus es un cactus que se conoce como biznaga o peyotillo. Es endémico de Texas (Estados Unidos) hasta el norte de Coahuila (México). Mide entre 5 y 15 centímetros de diámetro, y su cuerpo es de color verde grisáceo. Produce flores rosadas-magentas de unos 3-4 centímetros.

Ariocarpus furfuraceus

Vista del Ariocarpus furfuraceus adulto

Imagen – Wikimedia/Salicyna

El Ariocarpus furfuraceus es una especie también mexicana, donde vive en Coahuila. Hay quien considera que es sinónimo de Ariocarpus retusus. Su cuerpo es verde-grisáceo, y mide unos 20 centímetros de diámetro. Las flores, que pueden ser blancas o rosadas, surgen del centro, y miden entre 4-5 centímetros de diámetro.

Ariocarpus kotschoubeyanus

El Ariocarpus kotschoubeyanus es uno de los más pequeños del género

Imagen – Wikimedia/Amante Darmanin

El Ariocarpus kotschoubeyanus es una especie endémica de México. Alcanza una altura de 5 centímetros, aunque en su hábitat queda casi enterrado por la arena del desierto. Es de color verde amarillento, y surge de una raíz muy gruesa y cilíndrica. Las flores miden unos 3 centímetros y son de color lila o magenta.

Ariocarpus retusus

El Ariocarpus retusus es uno de los más grandes del género

Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

El Ariocarpus retusus es una especie de cactus globoso endémico de México, que alcanza una altura de 25 centímetros y un diámetro de 30 centímetros. Es, pues, una de las de mayor tamaño del género. Sus flores son amarillas, blancas, o de color crema, aunque a veces pueden ser blancas con líneas rojizas en el centro.

Ariocarpus scapharostrus

El Ariocarpus scapharostrus es uno de los más bonitos

Imagen – Wikimedia/Dornenwolf

El Ariocarpus scapharostrus es un cactus nativos de Nuevo Léon (México). Mide un diámetro de 9 centímetros y una altura aproixmada de cinco centímetros. Es de color verde oscuro, y tiene lana entre los tubérculos. Sus flores miden 4 centímetros de diámetro y son púrpuras.

Ariocarpus trigonus

El Ariocarpus trigonus es un cactus de lento crecimiento

Imagen – Wikimedia/Michael Wolf

El Ariocarpus trigonus es una planta endémica de México con un diámetro no superior a los diez centímetros. Su altura es de aproximadamente 5-6 centímetros, y es de color verde oliva o gris verdoso. Sus flores son de color blanco amarillento, y miden 5 centímetros de diámetro.

¿Cómo se cuidan?

¿Te animas a tener un Ariocarpus? Antes de nada, es importante que sepas que debido a la alta demanda, es un género que está protegido sobre todo en México. Por eso, solo has de comprar tu ejemplar en viveros especializados, donde tengan los permisos necesarios para poder cultivarlos y luego venderlos. 

Nunca una afición debería de poner en peligro la biodiversidad de ningún lugar, ya que si lo hace, pondrá en peligro la supervivencia de la flora y fauna autóctona de cada país.

Y dicho esto, sepamos cuáles son las necesidades de los Ariocarpus:

  • Ubicación: has de colocar tu planta en el exterior, y acostumbrarla al sol directo poco a poco.
  • Tierra o sustrato:
    • Maceta: utiliza pómice (en venta aquí), o gravilla de grano pequeño (no más de 3mm de grosor) con un 40% de turba.
    • Jardín: con una azada, haz un agujero de plantación de unos 50 x 50cm. Luego, cubre los laterales con un trozo de malla de sombreo o de mosquitera, y después llénalo con algún sustrato mencionado antes. Por arriba, es decir, alrededor del cactus, es interesante ponerle piedras pequeñas para evitar que esa tierra se mezcle con la del jardín.
  • Riego: ocasional. Se ha de regar una vez a la semana durante el verano, y muy de vez en cuando el resto del año; de hecho, en invierno se aconseja regar una vez al mes. Eso sí, cada vez que riegues, echa agua hasta que el sustrato quede húmedo del todo, pues de lo contrario no todas las raíces se hidratarán.
  • Abonado: durante la primavera y hasta finales del verano puedes abonarlo con un abono líquido para cactus (en venta aquí) siguiendo las indicaciones que podrás leer en el envase.
  • Multiplicación: los Ariocarpus se multiplican por semillas durante la primavera. Siémbralas en macetas que sean más o menos iguales de altas que de anchas, con un sustrato compuesto por una mezcla a partes iguales de turba y arena de cuarzo.
  • Plagas: su principal enemigo son los caracoles, ya que los devoran. Cuando veas uno, cógelos y llévalos lejos, a unos 50 metros o más. Otra opción es usar molusquicidas (en venta aquí), pero has de tenerlos alejados de los animales domésticos y de los niños.
  • Rusticidad: soportan heladas muy suaves y de corta duración, siempre que sean puntuales. En zonas donde la temperatura no baja de los -2ºC se pueden cultivar todo el año en el exterior, aunque mientras son jóvenes se han de proteger un poco del granizo.
Los Ariocarpus son cactus de lento crecimiento

Imagen – Wikimedia/Salicyna

¿Qué te han parecido los Ariocarpus?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.