Collar de corazones (Ceropegia woodii)

La Ceropegia woodii es colgante

Imagen – Flickr/Maja Dumat

La Ceropegia woodii es una planta que a menudo pasa desapercibida entre los aficionados a las suculentas. Y razones no faltan, ya que si se observa de lejos da la impresión de ser una herbácea corriente. Pero realmente es una de las crasas que más lucirá en macetas colgantes, o en un balcón si las condiciones climáticas lo permiten.

Tiene unas preciosas hojas acorazonadas, característica que le ha dado el nombre de collar de corazones. Además, tiene flores muy curiosas. A continuación vas a poder conocer todos los secretos de la Ceropegia woodii.

Origen y características de la Ceropegia woodii

La Ceropegia es una planta con hojas en forma de corazón

Imagen – Flickr/Maja Dumat

Es una planta rastrera o trepadora perenne endémica de Sudáfrica cuyos tallos y hojas son carnosos; los primeros de color rojo oscuro, y las segundas de color verde muy claro con manchitas verde oscuras. Estas últimas tienen forma de corazón, y son relativamente pequeñas: miden solo unos 2 centímetros tanto de ancho como de longitud.

Si hablamos de sus flores, miden más o menos 3 centímetros de longitud y son tubulares. Además, son de color blanco claro y magenta. La altura total de la planta rara vez supera los cinco centímetros, a no ser que tenga un soporte por el que apoyar sus tallos. Aún así, lo normal es tenerla como colgante, midiendo unos 3 o 4 metros como máximo.

El nombre científico es Ceropegia woodii, aunque popularmente se conoce como collar de corazones o corazón de madre.

¿Cómo cuidar la planta corazón de madre?

Si deseas decorar tu balcón o patio con esta suculenta, vamos a recomendarte que le des una serie de cuidados. Estos son:

¿Dónde tenerla?

La Ceropegia woodii es una planta que se puede tener en el exterior o en interior. Si se va a cultivar dentro de casa, se pondrá en una habitación donde haya mucha claridad, y también donde no haya corrientes de aire.

Además, es importante que la humedad ambiental sea alta para evitar que sus hojas se sequen. Esto se consigue por ejemplo colocando alrededor de la maceta algunos recipientes lleno de agua. No aconsejamos pulverizar sus hojas, ya que de hacerlo seguramente los hongos las infectarán y terminarán muriendo.

Si se va a tener fuera, en un balcón o plantada en el suelo, lo ideal es que no le dé el sol de manera directa. Puede estar en una maceta colgada de un árbol o de una palmera, pero no en una zona completamente expuesta al astro rey.

¿Cuándo regar Ceropegia woodii?

Solo de vez en cuando, cuando la tierra esté seca. Pero eso sí, cada vez que se riegue, no bastará con echar un poco de agua. Y es que con echarle solo un vaso, o ya ni digamos medio, solo las raíces más superficiales podrán absorberla. Las que estén más abajo, en cambio, seguirán pasando sed.

Por este motivo, es muy importante que, cada vez que reguemos, echemos la cantidad de agua suficiente hasta que salga por los agujeros de la maceta, o si está en el suelo hasta que este se empape bien.

¿Qué sustrato o tierra son los adecuados?

La flor de la Ceropegia woodii es tubular

Imagen – Flickr/manuel m. v.

En general, será uno que drene bien el agua, y que sea ligero para que las raíces puedan respirar con normalidad. Así, si va a estar en maceta, es muy recomendable mezclar a partes iguales sustrato universal con perlita por ejemplo (en venta aquí), o pómice (en venta aquí).

Por otro lado, si va a estar en el suelo, es igualmente necesario que la tierra sea arenosa, para que filtre rápido el agua.

Abonado del collar de corazones

Al igual que a todas las plantas suculentas, a nuestra protagonista le sienta bien que se la abone regularmente durante los meses cálidos del año, que es cuando crece. Para ello, se usarán fertilizantes para cactus y crasas (en venta aquí), y preferentemente líquidos para que la planta pueda absorberlo mejor. Asimismo, se han de seguir las indicaciones del fabricante, pues un error podría ser fatal.

¿Cómo reproducir la Ceropegia woodii?

Esquejes

La forma más rápida es por esquejes en primavera-verano. Simplemente has de cortar un tallo y plantarlo en una maceta con sustrato para suculentas que habrás regado previamente, y luego ponerlo en un lugar luminoso pero sin que le dé la luz directa. Para que el tallo no se caiga, puedes clavar un tutor o palito y sujetarlo a él.

Ve regando cada vez que la tierra esté seca. Así en el transcurso de unos 20 días empezará a emitir raíces. Pero déjalo en esa maceta hasta que haya enraizado bien, puesto que si la cambiases antes de tiempo podrían romperse las raicillas y tendrías que volver a empezar.

Tubérculos

Los tubérculos se pueden separar y plantar

Imagen – Wikimedia/Mercewiki

Otra forma rápida de conseguir un nuevo ejemplar es desenterrando los tubérculos y cortar uno. Este se planta en una maceta aparte, con tierra para suculentas que se mantendrá húmeda (pero no encharcada). Es necesario que al plantarlo quede enterrado casi por completo. De esta forma brotarán nuevos tallos.

Semillas

Si tienes oportunidad de conseguir semillas, siémbralas en primavera o verano en una maceta más ancha que alta, y también con sustrato para suculentas (en venta aquí). Ponlas sobre la superficie, y échales un poco de tierra por encima. De este modo, no estarán tan expuestas a la intemperie y podrán germinar, algo que harán en el transcurso de pocos días si son frescas.

Plagas y enfermedades de la cadena de corazones

Es una planta muy resistente, aunque sí que hay algunas plagas que pueden afectarle, como las cochinillas, los pulgones y los caracoles. Las dos primeras las veremos en primavera y sobre todo en verano, que es cuando el clima estimula su ciclo biológico. Se pueden quitar con la mano o bien utilizando algodón o un pincel con agua sola o con unas gotas de alcohol de farmacia. Para los caracoles lo mejor es usar algún repelente natural como este.

Las enfermedades solo aparecen cuando se riega en exceso, y/o si se mojan las hojas a diario. Las raíces se podrían volver necróticas, y el follaje se llegaría a pudrir. Por eso, es importante regar solo cuando sea necesario, y en caso de haber síntomas, cortar las partes afectadas y tratar con fungicida que lleve cobre (en venta aquí).

Rusticidad

La Ceropegia woodii es una planta que, debido a su origen, no tiene que estar en el exterior si la temperatura baja de los 15ºC. Pero esto no supone un problema puesto que se puede cultivar dentro de la vivienda.

¿Dónde comprar?

Consigue tu ejemplar aquí:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)