Crásula (Crassula arborescens)

Vista de la Crassula arborescens

Imagen – Wikimedia/Cody Hough

La Crassula arborescens es una suculenta no cactácea que, a medida que pasa el tiempo, va adquiriendo porte de arbolito con un tronco relativamente grueso. Sus hojas, como son grises-blanquecinas, hacen que se vean muy bien en cualquier rincón, ya que además como no crece mucho, se puede cultivar en maceta durante toda su vida.

No suele tener plagas ni enfermedades graves, pero para que, en caso de surgir problemas sepas qué medidas tomar, es hora de aprender todo lo necesario sobre esta preciosa planta crasa.

Origen y características de la Crassula arborescens

La Crassula arborescens tiene hojas redondeadas

Imagen – Flickr/ChrisGoldNY

Se trata de un arbusto perennifolio endémico de la provincia Occidental del Cabo, en Sudáfrica, donde vive a una altitud de entre 500 y 1600 metros sobre el nivel del mar, conocido como árbol del Jade, Jade o crásula. Alcanza una altura de 0,6-1,2 metros, con un tronco grueso de unos 30cm. Las hojas son carnosas, redondeadas, de color verde-blanquecino y con el margen rojizo. Florece hacia el invierno, produciendo flores blancas o rosadas y pequeñas, agrupadas en inflorescencias.

El ritmo de crecimiento es de tipo medio; es decir, sí que verás que va creciendo de mes en mes, pero serán cambios más bien sutiles. Si las condiciones son adecuadas, puede ir ganando unos 10-15cm de altura por año.

¿Cuáles son los cuidados?

Adquirir esta planta es saber que vas a poder disfrutarla durante muchísimos años. Es muy agradecida. Si te olvidas de regarla una vez no le pasa absolutamente nada, y además es bastante resistente a las plagas y a las enfermedades. Pero…, ¿qué cuidados necesita para gozar de buena salud?

Ubicación

La Crassula arborescens debe de estar en una exposición soleada, pero ojo, eso no quiere decir que tengamos que ponerla al sol directo nada más traerla del vivero. Por lo general, en esos centros la tienen dentro, con mucha luz pero no directa, de manera que si nosotros la sacamos directamente, sin haberla acostumbrado antes, sus hojas se quemarán y podríamos perderla.

Entonces, para evitar esto, lo que haremos será ubicarla por ejemplo delante de plantas altas, que la protejan de la luz directa, y poco a poco, con el paso de los días y semanas, la iremos poniendo y dejando cada vez más en una zona algo más expuesta.

Tierra

Dependerá de dónde la cultives:

  • Maceta: puedes usar tierra para cactus (en venta aquí), pero te aconsejo más arenas de grano medio (de unos 5mm) como la akadama, el pómice o la greda volcánica tipo gravilla.
  • Jardín: es importante que la tierra sea porosa y tenga buen drenaje; si no es así, cava un agujero de unos 50 x 50cm, y rellénalo con algún sustrato que hemos mencionado arriba.

Riego

Vista de la Crassula arborescens en un jardín

Más bien escaso. No hay que llegar al extremo de que las hojas se arruguen por la falta de agua, pero tampoco es bueno que tenga la tierra o el sustrato siempre húmedos. Por eso, lo mejor que se puede hacer es ir comprobando la humedad de los mismos, ya sea con un medidor, un palito, o cogiendo la maceta una vez regada y de nuevo al cabo de unos días. De este modo, será difícil que tu querida Crassula arborescens tenga problemas derivados del exceso de riego.

Por cierto, cuando riegues, empapa bien toda la tierra/sustrato. Si la tienes plantada en el suelo y ya es adulta, échale al menos 5-7 litros de agua; y si la tienes en maceta, riega hasta que se salga por los agujeros de drenaje.

Artículo relacionado:
¿Cuándo regar las plantas crasas?

Abonado

Teniendo en cuenta que es una suculenta que está creciendo durante buena parte del año, no está de más abonarla con un abono específico para cactus y otras suculentas (en venta aquí) desde primavera hasta finales de verano/comienzos de otoño, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

En caso de que en tu zona haya heladas ya durante la temporada otoñal, suspende los abonados a mediados o finales de verano, cuando la temperatura máxima sea de menos de 20ºC; y si por el contrario vives en un lugar con clima cálido o suave, sin heladas o con heladas débiles, puedes estar abonando hasta comienzos de invierno.

Poda

No la necesita, aunque se recomienda cortar las ramas secas, enfermas, débiles y las que estén rotas.

Multiplicación

La Crassula arborescens, si bien produce semillas las cuales se siembran en macetas con sustrato para cactus en primavera, se multiplica más por esquejes de tallo en primavera-verano, ya que es mucho más eficaz y rápido.

Para ello, tan solo has de cortar una rama, dejar secar la herida una semana y por último plantarla (no clavarla) en una maceta por ejemplo con pómice. En cuestión menos de un mes emitirá sus propias raíces.

Época de plantación o trasplante

Vista de la Crassula arborescens

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Plagas y enfermedades

Muy resistente en general, pero hay que mantenerla alejada de caracoles y moluscos. Asimismo, se debe de evitar regar demasiado ya que de lo contrario sus raíces se pudrirían, atrayendo de esta manera a los hongos patógenos.

Rusticidad

Por experiencia te diré que resiste heladas débiles y puntuales de hasta los -2ºC, puede que hasta los -3ºC.

¿Dónde comprar?

La consigues en viveros y tiendas de jardinería, y también aquí:

¿Qué te ha parecido esta planta?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.