Echeveria elegans

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik

La Echeveria elegans es una de las suculentas no cactáceas más populares: el llamativo color azulado de sus hojas, el magnífico aspecto que adquiere recordándonos a las rosas artificiales, sus decorativas flores,… todo ello hace que cualquier patio, terraza o jardín se vea mucho más alegre.

Además, su ritmo de crecimiento es bastante rápido, y por si fuera poco, se puede multiplicar con facilidad por esquejes. Si te apetece saber más sobre esta especie, continúa leyendo 😉 .

¿Cómo es?

Imagen – Wikimedia/Megan Hansen

Echeveria elegans es el nombre científico de una planta suculenta o crasa nativa del estado de Hidalgo, en México. Fue descrita por Alwin Berger y publicado en North American Flora en el año 1905. Popularmente se la conoce como rosa de alabastro o echeveria del chivas, aunque también podría llamarse echeveria elegante 😉 .

Se caracteriza por formar rosetas de hojas carnosas, sin tallo, de color azulado y con un tamaño de hasta 10 centímetros. Tiende a sacar estolones, gracias a los cuales forma grupos más o menos densos que llegan a ocupar una maceta de unos 20cm de diámetro. Produce flores de color anaranjado.

¿Cuáles son sus cuidados?

El mantenimiento de esta preciosa planta es muy sencillo, no en vano, por algo se la puede encontrar en prácticamente todas las colecciones de este tipo de plantas 😉 . Lo que pasa es que hay cosas que sí que hay que tener muy en cuenta, ya que de lo contrario podríamos perderla tan rápido como la adquirimos. Así que vamos a ver cómo cuidarla a continuación:

Ubicación

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La Echeveria elegans puede estar tanto dentro de casa como fuera de ella:

  • Interior: la colocaremos en una habitación en la que entre mucha luz natural, mejor si está en un patio interior.
  • Exterior: crecerá bien a pleno sol, pero si en el vivero ha estado protegida del mismo, la tendremos que acostumbrar poco a poco para evitar que sus hojas se quemen.

Tierra

Tanto si está en maceta como en el jardín la tierra ha de tener muy buen drenaje, puesto que no tolera el encharcamiento. Así pues, si la queremos tener en el suelo haremos un agujero de plantación de unos 50cm x 50cm, y lo rellenaremos con turba negra mezclada con perlita a partes iguales; por otro lado, si tenemos intención de disfrutar de ella en el balcón, patio o terraza, usaremos sustrato de cultivo universal mezclado con perlita, arlita o similar también al 50%.

Riego

De entrada, hay que saber que regaremos más en verano que durante el resto del año, pero la frecuencia de riego va a depender del clima y de la ubicación. Por ejemplo, si la tenemos en casa lo haremos un máximo de dos veces por semana durante la temporada más cálida, y cada 15 o 20 días el resto; en cambio, si está fuera la regaremos unas 2 veces/semana, y cada 20-30 días el resto.

En invierno, especialmente si hay riesgo de heladas, hay que controlar mucho los riegos pues podríamos perderla si el suelo o sustrato se encuentra húmedo. Si tuviéramos dudas, comprobaremos la humedad con un medidor digital o introduciendo un palo de madera (si al sacarlo sale prácticamente limpio, podremos regar si no hay previsión de lluvia ni heladas).

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se puede abonar con abonos para cactus y otras suculentas, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. Eso sí, importante, si la tenemos en maceta, usaremos abonos líquidos; en caso contrario podremos usar los granulados. De esta manera, evitaremos tener problemas relacionados con el drenaje.

Multiplicación

Imagen – Wikimedia/Stephen Boisvert

Se multiplica por semillas, estolones y esquejes de hojas en primavera o verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

Hay que seguir este paso a paso:

  1. Primero, rellenaremos un semillero (maceta, bandeja de semillero, envase de leche,… o lo que nos venga mejor siempre que tenga o se le puedan hacer agujeros en el fondo) con sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales.
  2. Luego, regamos a consciencia y colocamos las semillas en la superficie.
  3. A continuación, las cubrimos con una fina capa de sustrato y volvemos a regar, esta vez con un pulverizador.
  4. Por último, colocaremos el semillero en el exterior, en semisombra.

Si todo va bien, veremos que las primeras germinarán en 2-3 semanas.

Estolones

Los estolones son como los hijuelos. Cuando tengan un tamaño que sea fácil de manipular, los cortaremos y los plantaremos en macetas individuales. En unos 10 días enraizarán.

Esquejes de hoja

Tan solo tendremos que coger algunas hojas que estén sanas, y recostarlas en macetas con sustrato de cultivo universal. Si queremos, las podremos cubrir un poco el extremo por donde saldrán las raíces (que es el mismo que las mantenía unidas a la planta madre).

Al cabo de unos 7 o 10 días emitirán sus propias raicillas.

Época de plantación o trasplante

La Echeveria elegans se planta en el jardín en primavera, y si se tiene en maceta, se trasplanta cada dos años.

Plagas y enfermedades

Es bastante resistente, pero hay que vigilar a los moluscos (caracoles y babosas) pues disfrutan alimentándose de ella.

Rusticidad

Por experiencia te puedo decir que resiste las heladas débiles y puntuales de hasta los -2ºC, aunque necesita protección contra el granizo.

Imagen – Krzysztof Golik

¿Qué te ha parecido la Echeveria elegans? ¿La tienes en casa?


Categorías

Plantas crasas

Soy una enamorada de las suculentas (cactus, crasas y caudiciformes) desde que me regalaron uno con 16 años. Desde entonces he ido investigándolas y, poco a poco, ampliando la colección. Espero contagiarte la ilusión y curiosidad que siento por estas plantas en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*