Echinopsis subdenudata

Las flores del Echinopsis subdenudata son blancas

Imagen – Wikimedia/Petar43

El Echinopsis subdenudata es uno de los cactus más comunes que existen. Es uno de los primeros que se suelen comprar al empezar las colecciones, pero además su mantenimiento es más bien bajo.

Cuando florece es un espectáculo maravilloso, ya que produce flores grandes y de un color blanco muy bonito. ¿Quieres saber cómo se ha de cuidar?

Origen y características del Echinopsis subdenudata

El Echinopsis subdenudata es un cactus globular de unos 10 centímetros de altura endémico de Bolivia y de Paraguay. Su cuerpo es de color verde oscuro y está formado por 8 a 12 costillas, las cuales tienen areolas lanosas. De estas surgen entre 3 y 7 espinas radiales, y 1 central que miden 2 milímetros o menos; de hecho, no siempre están presentes. A medida que van pasando los años, o si sufre algún daño, puede emitir hijuelos.

Florece en primavera y verano. Las flores tienen forma tubular, y miden entre 15 y 22 centímetros de largo. Son blancas por lo general, pero es posible encontrar ejemplares que las produzcan de color rosado-blanquecino. Lamentablemente, permanecen abiertas un día, aunque como las producen en gran número esto no es un problema.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

El Echinopsis subdenudata es uno de los cactus más comunes

Imagen – Wikimedia/Petar43

Este es un cactus muy querido, pero precisamente por eso hay que conocer sus necesidades, ya que de lo contrario podríamos, por ejemplo, regarlo de más, o utilizar un sustrato que no permite que crezca bien.

Así pues, vamos a ver cómo se ha de cuidar:

Ubicación

Como a cualquier cactus, lo más recomendable es que se tenga en el exterior. Si no recibe la luz del sol de manera directa, va a etiolarse. Esto significa que va a crecer hacia la luz más potente que haya detectado, estrechando su tallo cada vez más y perdiendo fuerza. Recordemos que el cuerpo del Echinopsis subdenudata es globular, no columnar. Si se etiola, luego es difícil que se recupere del todo (siempre va a quedarle una forma ‘rara’).

Pero ojo, también es muy importante evitar exponerlo al astro rey si ha estado toda su vida en sombra o semisombra. Antes de dejarlo expuesto todo el día, tienes que acostumbrarlo poco a poco. Por ejemplo, puedes dejarlo una hora por la mañana temprano al sol durante una semana, e ir aumentando el tiempo de exposición gradualmente.

¿Cuándo tener en interior?

La planta, aunque soporta el frío y las heladas débiles, lo pasa mal cuando cae granizo, y ya ni digamos nieve. Por este motivo, si en tu zona las temperaturas bajan hasta los 0 grados es aconsejable, como mínimo, protegerlo con tela antiheladas (en venta aquí); y si bajan todavía más, entonces hay meterlo en un invernadero (en venta aquí) o dentro de casa.

En el caso de que te decantes por esta última opción, ha de estar en una habitación en la que haya mucha claridad. Además, no ha de haber corrientes de aire.

Riego

El riego será por lo general escaso. Hay que regar cuando la tierra se haya secado completamente. Para que te hagas una idea, en verano suelen ser 1 o 2 veces por semana, y en invierno una vez cada 15-20 días más o menos (depende mucho del clima, tipo de tierra, y de la ubicación).

De todos modos, independientemente de cuándo tengas que regar, cada vez que lo hagas has de echar agua hasta que la tierra se empape bien. Si está en maceta, debe de salir por los agujeros de drenaje. Eso sí: no riegues cuando le esté dando el sol de forma directa, ya que de lo contrario se quemaría.

Tierra

El Echinopsis subdenudata florece en primavera

Imagen – Wikimedia/Petar43

  • Maceta: tienes que rellenarla con sustrato para cactus que sea de calidad (en venta aquí), o bien con una mezcla de turba con perlita a partes iguales, o con pómice.
  • Jardín: el suelo debe de tener muy buen drenaje; además, es importante que sea ligero para que las raíces estén correctamente oxigenadas.

Abonado

En primavera y verano es muy recomendable abonarlo. Usa para ellos abonos para cactus (en venta aquí) para que así no le falten nutrientes, siguiendo las indicaciones del fabricante.

Cuando se echa más cantidad de la necesaria, se produce una sobredosis, la cual daña a las raíces y por consiguiente también a la planta.

Multiplicación

El Echinopsis subdenudata se multiplica por semillas, y a veces también por hijuelos. Esto se hace en primavera o en verano de la siguiente manera:

  • Semillas: se siembran en macetas o bandejas con agujeros con tierra para cactus de calidad previamente regada, y se colocan en el exterior, a pleno sol o en una zona con mucha luz. Es importante que no queden amontonadas, ya que así podrán crecer sin problemas. Si va todo bien, germinarán en unos 20 días.
  • Hijuelos: los hijuelos se pueden separar de la madre cuando midan al menos 1 centímetro, utilizando un cuchillo de sierra previamente desinfectado con jabón lavavajillas y agua. Después, se dejan en un lugar seco y con luz (no directa) un par de días, y por último se plantan en macetas individuales con tierra para cactus.

Rusticidad

Te puedo decir que resiste hasta los -1,5ºC sin sufrir daños, pero como te hemos comentado arriba, si en tu zona baja de los 0 grados lo ideal es tenerlo dentro de casa.

¿Qué te ha parecido el Echinopsis subdenudata?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)