Eriosyce

Los Eriosyce son unos cactus de lento crecimiento

Imagen – Wikimedia/Wer?Du?!

Los cactus del género Eriosyce son unos de los más especiales. Su ritmo de crecimiento es lento, pero eso no impide que sean unos de los más apreciados por los aficionados a este tipo de plantas. Claro que lo pone bastante fácil: son muchas las especies que se quedan pequeñas, y la mayoría por no decir todas producen flores preciosas.

El género se compone de unas 35 especies que viven en las regiones áridas del sur de Perú, norte de Chile, y en la zona centro occidental de Argentina. Con los años su nombre ha ido cambiando, pero no así sus características físicas. Así pues, veamos cómo son y qué cuidados requieren estas plantas.

Origen y características de los Eriosyce

Los Eriosyce crecen en América del Sur, especialmente en Chile, por lo que entre los coleccionistas a menudo los clasifican dentro del grupo de ‘cactus chilenos’. En este grupo están las especies que encontramos en dicho país, las cuales suelen ser de crecimiento muy lento puesto que las condiciones en las que viven son bastante extremas, tanto que importa más hacer todo lo posible para evitar la pérdida de agua, que crecer. Por eso, en cultivo pueden dar la impresión de que no han crecido nada en años.

Y es que, además, sus raíces no encuentran muchos nutrientes en el suelo, pues estas plantas las encontraremos en el desierto y zonas próximas, y en terrenos rocosos o arenosos. Para sobrevivir, han evolucionado hasta desarrollar una raíz principal muy gruesa y cónica llamada pivotante, la cual es la encargada de almacenar agua y nutrientes que mantendrán con vida a la planta en tiempos de escasez. Así y todo, sus cuerpos globosos, a menudo armados con numerosas espinas, pueden alcanzar una altura de hasta 1 metro; si bien la mayoría no supera los 50 centímetros.

Otra característica muy interesante es su capacidad para florecer a temprana edad. Eso sí, no queremos darte ilusiones en vano: para un Eriosyce, »temprana edad» significa a partir de los 4, 5 o 6 años. Y esto dependerá mucho de la especie así como de las condiciones en las que viva: las que de adultas tengan un tamaño mayor, tardará más en producir sus primeras flores. Estas aparecen en la parte superior del cuerpo, y pueden ser amarillas, naranjas, rosas.

Principales especies de Eriosyce

Las especies de Eriosyce más populares son:

Eriosyce aurata

Vista del Eriosyce aurata en hábitat

Imagen – Wikimedia/Wer?Du?!

Es endémica de Chile, donde recibe los nombres de sandillon o asiento de la suegra (no confundir con el Echinocactus grusonii, una especie que también recibe ese nombre común). Su cuerpo es esférico, aunque con el tiempo se hace columnar llegando a medir hasta 1 metro de altura. Sus espinas son de color ámbar, amarillo brillante o negro.

Eriosyce esmeraldana

Vista del Eriosyce esmeraldana

Imagen – Wikimedia/Michael Wolf

Es endémica de Chile, en concreto de Atacama y de Antofagasta. Es un cactus con cuerpo de color marronáceo, con un diámetro de 3-4 centímetros y una altura similar. Sus espinas son muy delgadas, de color marrón hasta negro. Las flores son amarillentas o rojizas y miden 2-3 centímetros.

Eriosyce senilis

Vista del Eriosyce senilis

Imagen – Wikimedia/Marco Wentzel // Eriosyce senilis subsp. coimasensis

Se trata de una especie endémica de Chile, con un tamaño pequeño, de hasta 18 centímetros de altura por hasta 8 centímetros de diámetro. Todo su cuerpo está protegido por espinas muy densas, de color blanco y marronáceo/negruzco dependiendo de la variedad. En cuanto a las flores, son de color rosa púrpura y miden unos 2 centímetros de diámetro aproximadamente.

Eriosyce napina

La Eriosyce napina da flores de colores claros

Imagen – Wikimedia/Florentin Guitton

Es una planta nativa de la región de Atacama, en Chile. Su cuerpo es pequeño, puesto que no supera los 6 centímetros de alto ni los 5 centímetros de ancho. Este es de color verde o marrón, aunque es frecuente que sea marrón-grisáceo, y tiene espinas cortas de color oscuro. Sus flores miden 4-6 centímetros de diámetro, y pueden ser de colores variados: rosas, rojas, amarillas o blancas.

Eriosyce occulta

El Eriosyce occulta es un cactus pequeño

Imagen – Wikimedia/C T Johansson

Endémico del norte de Chile, este cactus de tan solo 5 centímetros de diámetro por más o menos lo mismo de altura tiene un cuerpo marronáceo o verdoso, con espinas largas o casi inexistentes. Es muy, muy variable, por lo que puede costar bastante reconocerlo. Las flores miden unos 4 centímetros, y suelen ser blancas o blanco-amarillentas.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres cultivar estos cactus y conseguir que crezcan bien, te recomendamos que sigas los consejos que te ofrecemos a continuación:

Ubicación

Los Eriosyce son cactus de sol, por lo que es muy importante que se acostumbren a él cuanto antes. Solo las plántulas de semillero necesitarán un poco de protección, pero así y todo la zona en la que estén ha de ser luminosa, pues de lo contrario su desarrollo no será el esperado.

Tierra

Vista del Eriosyce curvispina

Imagen – Wikimedia/Selso // Eriosyce curvispina

  • Maceta: es necesario utilizar sustratos tipo pómice (en venta aquí) o similares. El uso de turbas o mantillos suponen un riesgo para estos cactus, ya que no resisten el exceso de humedad.
  • Jardín: si queremos plantarlos en el jardín, por ejemplo en una rocalla, tendremos que tener esto igualmente en cuenta. Si la tierra se encharca con facilidad, haremos un agujero grande, de unos 50 x 50cm como poco, tapar los lados con un trozo de malla de sombreo (por ejemplo) y luego rellenarlo con pómice.

Riego

Hay que regarlos muy de vez en cuando. Son plantas que durante el verano pueden necesitar uno, quizás dos riegos a la semana si el ambiente es muy cálido (+35ºC) y seco, pero en invierno casi no habrá que regar, más allá de darles algún riego esporádico una vez al mes o eso.

Eso sí, cuando reguemos, tenemos que echarles agua hasta que toda la tierra quede bien humedecida. Así el agua les llegará bien a todas sus raíces.

Abonado

Durante la primavera, y si se quiere también en verano, se pueden abonar con un fertilizante líquido específico para cactus (en venta aquí) siguiendo las indicaciones.

Trasplante

Como su crecimiento es lento, pocas veces se tendrán que trasplantar. Lo haremos solo cuando los compremos siempre que vengan bien enraizados (y solo si es primavera o verano), y de nuevo a los 3-5 años. Las especies pequeñas no necesitarán más que 3 o 4 trasplantes a lo largo de su vida.

Artículo relacionado:
¿Cómo trasplantar un cactus pequeño?

Rusticidad

Resisten temperaturas cercanas a los 50ºC y las heladas de hasta los -5ºC por poco tiempo. Así y todo, recomendamos no exponerlos a esos valores ya que especialmente si son jóvenes lo pueden pasar mal.

Vista del Erriosyce bulbocalyx en flor

Imagen – Wikimedia/Anatoly Mikhaltsov // Eriosyce bulbocalyx

¿Qué te han parecido los Eriosyce? ¿Te gustan o prefieres otros?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.