Tolda (Euphorbia aphylla)

La Euphorbia aphylla es un arbusto de Canarias

Uno de los arbustos suculentos más idóneos para tener en un jardín que no recibe apenas mantenimiento es el que se conoce como Euphorbia aphylla. Se trata de una especie endémica de las Islas Canarias, que no crece mucho y que, además, puede vivir con poca agua.

Tampoco le perjudica el calor, por lo que es muy interesante cultivarla en lugares donde el grado de insolación es alto o muy alto. Y aunque no tiene hojas, su copa está tan ramificada y es tan compacta que es perfecta para plantar debajo algunas crasas que necesitan sombra, como gasterias o haworthias.

¿Cuáles son las características de la Euphorbia aphylla?

La Euphorbia aphylla es un arbusto

Imagen – Wikimedia/Olo72

Este es un arbusto que alcanza una altura máxima de 2,5 metros. Como adelantábamos, su copa ramifica mucho y lo hace desde la base, dejando los troncos desnudos. La parte superior está formada por tallos verdes, que son los que se encargan de realizar la fotosíntesis y, por lo tanto, de transformar la energía del sol en alimento digerible para ella.

Las flores son amarillas y muy pequeñas, de más o menos un centímetro de diámetro. Las que producen las euforbia reciben el nombre de ciato, que es una inflorescencia cuya estructura aparenta ser la de una única flor, pero en que en realidad son varias. Produce semillas, pero es difícil conseguirlas ya que son pequeñas y, además, se mantienen viables poco tiempo.

Popularmente se conoce como tolda. Y la especie, Euphorbia aphylla, fue descrita en el año 1809 por el naturalista francés Pierre Marie Auguste Broussonet y Carl Ludwig Willdenow, y publicado en »Enumeratio Plantarum Horti Botanici Berolinensis».

Guía de cuidados de la tolda

La Euphorbia aphylla es una planta fácil de cuidar. No necesita cuidados especiales para crecer bien, y además, puede soportar la sequía, de modo que no hay que regarla con frecuencia. Por si fuera poco, es resistente al ataque de plagas y a las enfermedades, aunque por supuesto eso no significa que no pueda tenerlas.

Por eso, queremos que sepas todo lo que tienes que hacer para que tu planta no tenga ningún problema:

Ubicación

La Euphorbia aphylla es una planta resistente

Imagen – Wikimedia/Mike Peel

Es una planta que ha de estar en una exposición soleada, y por eso ha de estar al aire libre. Como puedes ver en las imágenes que te mostramos, le da el sol de manera directa. Es a eso a lo que está acostumbrada y es así donde tenemos que tenerla.

Si se tuviera en sombra o semisombra no crecería bien. Las ramas se inclinarían hacia una fuente de luz, alargándose y debilitándose cada vez más. A ello hay que sumarle que la falta de luz haría que la fotosíntesis fuese cada vez más complicada, motivo por el que sus tallos perderían color, y salud.

Tierra o sustrato

  • Maceta: es aconsejable llenarla con tierra para suculentas (en venta aquí), que es ligera y permite a las raíces crecer sanas.
  • Jardín: el suelo ha de ser arenoso y con una buena capacidad de drenar el agua; es decir, que en caso de formarse charcos estos se filtran rápido. También crece en los pedregosos.

Riego

¿Cada cuánto regar a la Euphorbia aphylla? Muy pocas veces al mes. Es una planta que puede vivir con poca agua, así que no tendrás que regarla con frecuencia. De hecho, un exceso de agua puede ser muy perjudicial, puesto que las raíces no soportan estar mucho tiempo húmedas ni mucho menos anegadas.

Así pues, para evitar que se pudran, hay que esperar a que la tierra se seque del todo, y solo entonces rehidratarla. Eso puede ser una vez por semana en verano, o cada 20 días en invierno. Dependerá en gran medida del clima que haya en la zona donde vivas. Si tienes dudas, puedes usar un medidor de humedad (como este) el cual al introducirlo en la maceta te dirá si está húmeda o seca.

Abonado

Si la vas a plantar en el suelo, realmente no va a necesitar abono. Pero si va a estar en maceta, teniendo en cuenta que la cantidad de tierra es limitada, sí que es muy recomendable abonarla. Para ello se utilizarán abonos específicos para suculentas (como este), siguiendo las indicaciones que se podrán leer en el envase de los mismos. Así conseguiremos que las raíces no se quemen, y que puedan aprovecharlos al máximo.

Multiplicación

La Euphorbia aphylla tiene flores amarillas

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La Euphorbia aphylla es un arbusto que se multiplica a veces por semillas, y también por esquejes. La época más idónea es la primavera, ya que así tendrá varios meses por delante en los que el clima es cálido.

Plagas y enfermedades

No se conocen plagas ni enfermedades importantes. Pero hay que controlar los riegos para que los hongos no pudran sus raíces.

Rusticidad

Es una planta que se puede disfrutar en el exterior durante todo el año siempre que la temperatura no baje de los -3ºC. Si sucede, habrá que protegerla dentro de casa llevándola a una habitación con mucha luz.

¿Conocías a la Euphorbia aphylla?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.