Euphorbia enopla

La Euphorbia enopla es una crasa muy popular

La Euphorbia enopla es una de las suculentas espinosas más conocidas. Es un magnífico arbusto bajo con múltiples ramas que crecen muy juntas, y que están muy bien protegidas por espinas que son blanco-grisáceas excepto los de la parte superior que son rojas. Produce flores, al igual que todas las plantas angiospermas, pero son tan pequeñas que a veces pasan desapercibidas. Por ello, se cultiva más por lo rara que es y por lo fácil que es de mantener.

Parece un verdadero cactus, pero el hecho de no poseer areolas la diferencia de ellos. Ahora bien, sus necesidades son parecidas; de hecho, cuando vas a comprar un ejemplar te tienes que acercar precisamente a la mesa donde los tengan, o conseguirlo en un vivero especializado. Así que no dudes en conocer todo sobre la Euphorbia enopla.

¿Cómo es?

La Euphorbia enopla es una planta arbustiva endémica de Sudáfrica que crece adquiriendo forma de candelabro. Las ramas son delgadas, de 1-2 centímetros de grosor, y están bien armadas por espinas las cuales miden 1-1.5 centímetros de longitud. Puede tener hojas, pero son muy pequeñas y no siempre están presentes: es el tallo, al ser verde, el que se encarga de realizar la fotosíntesis; de esta manera puede resistir mejor la sequía.

Alcanza una altura aproximada de 90 centímetros. Como decíamos, es una planta que produce flores, y lo hace en primavera. Estas se agrupan en inflorescencias, y pueden ser femeninas o masculinas. Las primeras son más grandes que las segundas, y son de color rojo.

Existe una variedad muy curiosa, la Euphorbia enopla f. cristata, que es esta:

La Euphorbia enopla f cristata es rara

Imagen – Flickr/Cerlin Ng

Como ves, tiene forma redondeada, pero aún conserva sus espinas. Alcanza una altura menor, de unos 20-30 centímetros, y a veces se vende injertada.

¿Cómo cuidarla?

Los cuidados de la Euphorbia enopla son sencillos. Es una planta muy resistente, que podrás cultivar en una maceta durante mucho, mucho tiempo. De hecho, se suele tener en recipiente siempre, durante toda su vida.

Por eso, aunque no dispongas de jardín, si quieres una planta espinosa apta para principiantes, no dudes en conseguir un ejemplar de esta especie. De buen seguro que con los consejos que vamos a darte a continuación vas a tenerla preciosa:

Ubicación

Se trata de una planta que has de colocar en un lugar donde haya luz abundante. Si va a estar fuera, lo más recomendable va a ser tenerla en una exposición soleada para que así pueda crecer bien.

En el caso de que vaya a estar dentro de la vivienda, la pondremos en una habitación bien iluminada. Lo ideal sería que hubiese ventanas por las que entrase la luz del sol, pero también valdría que el techo estuviera acristalado, o incluso ponerla cerca de la ventana siempre que vayamos rotando la maceta un poco cada día.

Tierra

  • Maceta: no es un cactus, pero al tener necesidades similares se puede plantar en una maceta con sustrato para ese tipo de plantas (en venta aquí). Una alternativa sería el sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales.
  • Jardín: es importante que el suelo del jardín drene rápido el agua, y que sea ligero. Las raíces de esta planta no toleran el exceso de agua.

Riego

La Euphorbia enopla es una suculenta pequeña

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz

El riego será ocasional. Hay que hacerlo únicamente cuando la tierra esté seca, pues resiste muy bien la sequía pero no así el encharcamiento. Por este motivo, cuando se riegue se tiene que echar agua hasta ver que el sustrato se ha humedecido bien, pero no se volverá a regar hasta pasados unos días.

Hay que darle tiempo a las raíces a hidratarse, pero también para que se sequen un poco. De este modo, la Euphorbia enopla crecerá muy bien.

Abonado

Es aconsejable abonarla desde el inicio de la primavera hasta finales del verano. Para ello, se pueden usar abonos líquidos para cactus y crasas (en venta aquí), pero es importante que se sigan las instrucciones del envase. Y es que si se echa más cantidad de la indicada, las raíces se quemarían y la planta podría no recuperarse nunca.

Trasplante

La Euphorbia enopla puede necesitar una maceta más grande cada 2 o 3 años. Esto lo sabrás si ves que las raíces salen por los agujeros de drenaje de la misma. A la hora de cambiarla, es importante no manipular mucho las raíces, y ponerla en un recipiente que sea unos 4-5 centímetros más ancho y alto que el que ha estado usado.

Además, has de esperar a que llegue la primavera, y que las temperaturas terminen de recuperarse. Solo cuando la mínima sea de al menos 18ºC podrás trasplantarla. En el caso de que quieras tenerla en el suelo, también tendrás que esperar a las temperaturas se recuperen.

Multiplicación

Se multiplica por esquejes en primavera.

Rusticidad

Soporta heladas muy suaves y de corta duración de hasta los -2ºC siempre que se cultive en una zona resguardada. Es más, lo mejor para ella es tenerla dentro de casa o en un invernadero durante el invierno si baja de los 0 grados.

La Euphorbia enopla es una suculenta espinosa

Imagen – Flickr/Geir K. Edland

¿Conocías a la Euphorbia enopla? Es sin duda una planta de lo más curiosa que merece un hueco en nuestra colección, ¿no crees?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.