Corona de espinas (Euphorbia milii)

La Euphorbia milii es una planta suculenta

La Euphorbia milii es una planta que, pese a que tiene sus tallos bien armados con espinas, es muy cultivada en patios y terrazas. Tiene flores de colores muy variados, y como no necesita apenas riegos puede ser un buen regalo para aquellas personas que no disponen de mucho tiempo para atender sus macetas pero que buscan una que además tenga un valor ornamental alto.

Es incluso ideal para cultivar en la entrada de la casa, en una habitación en la que haya mucha luz. Por eso, es una suculenta que, con toda probabilidad, podrás mantener durante varios años.

Características de la Euphorbia milii

La corona de espinas es un arbusto perennifolio

Imagen – Flickr/fotoculus

Es un arbusto perennifolio natural de Madagascar que crece hasta los 150 centímetros de altura. Pertenece al género Euphorbia, y se conoce como corona de Cristo o corona de espinas, ya que sus tallos son espinosos. Dichas espinas son cortas, de 1-2 centímetros de largo, pero también rectas y afiladas, por lo que hay que tener cuidado cuando se manipulen. Además, tanto los tallos como las hojas contienen látex, que es una sustancia acuosa de color blanco que además es irritante si entra en contacto con la piel.

Las hojas son verdes, lanceoladas, y permanecen en los tallos durante varios meses, hasta que poco a poco van sustituyéndolas otras nuevas. Las flores brotan en primavera, y se agrupan en inflorescencias las cuales surgen de la parte superior de la planta. Estas pueden ser rojas, rosas, amarillas o blancas.

¿Cómo se cuida la corona de espinas?

La Euphorbia milii es una planta apta para principiantes. Tolera las altas temperaturas y no le perjudica demasiado el frío (pero sí las heladas). Sepamos a continuación cómo se cuida:

Ubicación

La corona de espinas es un arbusto que se ha de tener en una exposición soleada. Si eso no es posible, hay que ubicarlo en un lugar en el que haya mucha claridad, cuanta más mejor. Eso sí, esa luz ha de ser siempre natural.

En el caso de que queramos cultivarla en interior, la colocaremos cerca de una ventana orientada al este, que es por donde sale el sol. Además, a diario tenemos que rotar la maceta, ya que de lo contrario algunos tallos tenderán a crecer más que los otros.

Tierra o sustrato

Las flores de la Euphorbia milii tiene flores de colores vistosos

El principal enemigo de esta planta es el exceso de humedad. Por este motivo, se ha de plantar en tierras ligeras que puedan absorber el agua rápido y filtrarla también a buen ritmo. De este modo también conseguiremos que el aire pueda circular bien entre los granitos de la tierra y entre las raíces, ayudándolas a realizar sus funciones con normalidad.

Por eso, recomendamos utilizar tierra para cactus (ojo: las euforbias no son plantas cactáceas, pero muchas especies como nuestra protagonista necesitan el mismo tipo de tierra que ellos) que puedes comprar aquí, o bien hacer nuestra propia mezcla compuesta por turba negra y perlita a partes iguales.

Riego

Hay que regar a la Euphorbia milii únicamente cuando la tierra esté seca. Teme el exceso de humedad, por eso si tenemos dudas sobre el riego lo mejor que podemos hacer es comprobar si el sustrato necesita agua o no. Hay varias formas de hacerlo: con un medidor digital, con un palo, o incluso pesando la maceta antes y después del riego.

Por lo general, se ha de regar cada 3 o 4 días durante el verano, que es cuando hace más calor y, también, cuando la tierra permanece húmeda menos tiempo. En primavera, otoño y especialmente en invierno la frecuencia de riego será más baja; de hecho, si las temperaturas bajan de los 10ºC habrá que regar muy poco, cada diez o quince días.

Abonado

La Euphorbia milii es un arbusto espinoso

Imagen – Flickr/Dinesh Valke

El abonado de la corona de espinas se ha de hacer en primavera y hasta el verano. Para este fin podemos usar abonos en formato líquido, pues son los que se absorben más rápido. Eso sí, se han de leer antes de nada las instrucciones de uso y seguirlas al pie de la letra, ya que se tiende a pensar que si se echa más cantidad de la indicada se va a conseguir que crezca más y más rápido, cuando realmente lo que va a ocurrir es justo lo contrario: que deje de crecer por haber sufrido daños graves en las raíces.

Como abonos es recomendable usar por ejemplo los específicos para cactus y otras suculentas. Hoy en día hay algunos que son ecológicos (en venta aquí), y por lo tanto muy interesantes.

Multiplicación

La Euphorbia milii se multiplica por esquejes en primavera. Se ha de hacer un corte limpio, e impregnar la base del tallo con hormonas de enraizamiento en polvo. Después, de planta en una maceta de unos 7 u 8 centímetros de diámetro con una mezcla a partes iguales de turba y perlita, o bien con sustrato para suculentas. Por último, se riega y se deja en un lugar luminoso.

Hay que ir regando una o dos veces a la semana para que así el esqueje no se deshidrate. Enraizará al cabo de una o dos semanas.

Rusticidad

La corona de espinas puede cultivarse en el exterior durante todo el año siempre que las temperaturas se mantengan entre los 40ºC de máxima y los -2ºC. Estas heladas tienen que ser puntuales, y de corta duración.

¿Dónde comprar?

Si aún no tienes tu Euphorbia milii, pincha aquí:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.