Graptopetalum mendozae

El Graptopetalum mendozae es una suculenta

Imagen – Flickr/salchuiwt

¿Eres de los que disfruta cultivando plantas suculentas en macetas? Si es así, voy a presentarte a la Graptopetalum mendozae, una crasa que puede ser cultivada en maceta siempre, ya que es pequeña y además no tiene raíces invasivas. Incluso si vieras que está creciendo mucho, podrías recortar sus tallos sin problemas, puesto que cicatriza rápido.

Así que si tienes pensado adquirir un ejemplar, o lo has hecho recientemente, ahora vas a poder saber cómo se cuida, y algunas otras cosas sobre ella.

Origen y características del Graptopetalum mendozae

Nuestra protagonista es una hierba perenne suculenta endémica de México, en concreto de la selva mediana subperennifolia. Su nombre científico es Graptopetalum mendozae, y su apellido proviene de la persona que la descubrió, Mario Mendoza, quien colabora con el Jardín Botánico El Charco del Ingenio (México). Popularmente se la conoce graptopetalum, marmolito o siempreviva.

Crece hasta alcanzar una altura de 15 centímetros, si bien sus tallos son colgantes o postrados, de color crema a verde. Las hojas son obovadas, simples, y miden 18 milímetros de largo por 11 milímetros de ancho. Estas forman rosetas, compuestas por 12 a 17 hojas.

Las flores, que brotan en primavera, se agrupan en número de 4 a 10, y están formadas por una corola blanca y un pedúnculo o tallo floral de color crema-rojizo que mide unos 6 centímetros. El fruto es un folículo marronáceo que contiene semillas de color café o rojizo.

¿Cuáles son los cuidados que hay que darle?

El marmolito es una suculenta colgante

Imagen – Flickr/salchuiwt

El Graptopetalum mendozae es una planta muy fácil de mantener. De hecho, si es la primera vez que tienes una crasa, seguro que te va a sorprender lo bien que crece y se desarrolla, ¡y sin darle apenas cuidados! Pero no te preocupes, que ahora mismo te vamos a ofrecer una guía para que sepas exactamente qué has de hacer para que se mantenga con vida:

Ubicación

  • Exterior: es muy recomendable tenerla fuera de casa, en una zona iluminada a ser posible. Le puede dar el sol de manera directa siempre que se acostumbre poco a poco.
  • Interior: se ha de colocar en una habitación en la que haya mucha claridad. Asimismo, ha de estar lejos de las corrientes de aire.

Tierra

  • Maceta: es interesante el uso de pómice, akadama, arena de cuarzo o similares. En el caso de que no se pueda conseguir ninguno de estos, se puede mezclar sustrato universal con perlita a partes iguales.
    La maceta o jardinera ha de tener agujeros de desagüe.
  • Jardín: como la planta es relativamente pequeña, no aconsejamos tenerla en el jardín. Pero, si tienes una rocalla por ejemplo, crecerá muy bien si se hace un agujero de unos 30 x 30 centímetros y se rellena con alguno de los sustratos antes mencionados.

Riego

Esta preciosa planta resiste medianamente la sequía. Hay que dejar secar el sustrato o la tierra entre riegos, pero es una especie que necesita algo más de agua que otras suculentas. Por lo tanto, durante los veranos secos y cálidos, con temperaturas superiores a los 30ºC, puede requerir 2 riegos semanales.

Durante el resto del año, y sobre todo, en invierno, se regará mucho menos. La tierra tarda más en secarse, y como el Graptopetalum mendozae crece a un ritmo más lento, no hará falta regar tan seguido.

Eso sí, es importante que tengas en cuenta que si la tienes en maceta o jardinera con un plato/bandeja, debes de retirar el agua del mismo después de haber regado. Si esto no se hace, se corre el riesgo de que las raíces se pudran.

Abonado

Durante la temporada vegetativa, es decir, durante los meses que esté creciendo (primavera y verano), hay que abonarla una vez a la semana o cada quince días con un abono o fertilizante para este tipo de plantas.

Lee la etiqueta del envase para saber qué dosis tienes que echarle, y si tienes que diluirla en agua o no.

Poda

Si lo consideras necesario, puedes reducir sus tallos o cortárselos a finales del verano. Usa tijeras limpias.

Multiplicación

El Graptopetalum mendozae tiene las hojas muy pequeñas

Imagen – Wikimedia/Ryan Somma

¿Te apetece tener más ejemplares? Entonces puedes sembrar sus semillas en primavera-verano, o multiplicarlo por esquejes de tallo hasta el otoño. La manera de proceder es la siguiente:

Semillas

  1. Lo primero que tienes que hacer es rellenar una maceta con vermiculita que habrás humedecido previamente con agua.
  2. Después, coloca las semillas sobre la superficie.
  3. A continuación, cúbrelas con un poco de arena de cuarzo.
  4. Por último, coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

En un mes aproximadamente germinarán.

Esquejes de tallo

Es la manera más rápida de conseguir nuevos Graptopetalum mendozae. Tienes que cortar un trozo, y dejar secar la herida una semana. Pasado ese tiempo, plántalo en una maceta de unos 8,5cm de diámetro con arena de cuarzo o pómice, y riega.

Si lo tienes en semisombra y lo vas regando de vez en cuando, emitirá raíces al cabo de unos 15-20 días.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas débiles de hasta los -2ºC; si bien no aconsejamos exponerlo a temperaturas bajo cero.

¿Lo conocías?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.