Haworthia cooperi

Vista de la Haworthia cooperi var pilifera

H. cooperi var pilifera
Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

La Haworthia cooperi es una de las plantas crasas que más fácilmente podemos encontrar a la venta. Y esto tiene su motivo: es muy bonita, resistente, produce flores pequeñas pero llamativas, y por si fuera poco, es fácil de multiplicar.

Al no crecer mucho, es una de esas especies idóneas para utilizar en composiciones de suculentas. Además, cuidarla no es nada complicado, y menos si tenemos en cuenta una serie de cosas que ahora te explicaré.

¿Cómo es?

La Haworthia cooperi var truncata es una de las más curiosas

H. cooperi var. truncata
Imagen – Wikimedia/Levi Clancy

La Haworthia cooperi es una planta crasa o suculenta no cactácea perennifolia originaria de Sudáfrica. Fue descrita por John Gilbert Baker y publicada en Refug. Bot. 4 en el año 1870. Se caracteriza por formar rosetas de 30 a 40 hojas oblongo-lanceoladas, de color verde claro, con el haz plano y el envés convexo. Produce tallos florales de unos 20cm de altura en cuyo extremo brotan flores blanquecinas y muy pequeñas, de menos de 1cm.

Su ritmo de crecimiento es más bien lento; de hecho, solo crece un poco rápido desde que germina la semilla hasta que adquiere un diámetro de 4-5cm. Luego ya no crece mucho más en anchura, aunque sí que verás que tiene mucha tendencia a sacar hijuelos.

Variedades

Existen distintas variedades:

  • Haworthia cooperi var. cooperi
  • Haworthia cooperi var. dielsiana
  • Haworthia cooperi var. doldii
  • Haworthia cooperi var. gordoniana
  • Haworthia cooperi var leightonii
  • Haworthia cooperi var. pilifera
  • Haworthia cooperi var. truncata
  • Haworthia cooperi var. venusta

¿Cómo se cuida?

Vista de la espectacular Haworthia cooperi var gordoniana

H. cooperi var gordoniana
Imagen – Flickr/salchuiwt

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Al ser una planta más bien pequeña, se puede tener tanto en el jardín como en el patio o terraza. Eso sí, en cualquier caso ha de estar en una zona donde le dé la luz del sol todo el día, pero solo si se ha acostumbrado antes ya que de lo contrario podría quemarse.

Tierra

Crece en suelos arenosos, e incluso rocosos, de modo que la tierra de cultivo debe ser:

  • Jardín: con buen drenaje. Mezclar si es necesario la tierra con perlita, arlita, greda volcánica o similares al 50%.
  • Maceta: se puede tener simplemente en pómice; si bien no le va mal tampoco con turba negra mezclada con perlita o arena de río mezclada a partes iguales.

Riego

La frecuencia de riego de la Haworthia cooperi va a ser casi siempre la misma. Durante el otoño y, sobretodo, el invierno sí que hay que regar bastante menos, pero en general con uno o dos riegos a la semana va a estar bien. En el caso de que vivas en una zona donde se producen heladas, dale agua una vez al mes.

Y, por cierto, cuando riegues, moja solo la tierra, nunca la planta pues de lo contrario podría quemarse por el sol o pudrirse.

Abonado

La Haworthia cooperi var venusta tiene líneas blancas muy características

H. cooperi var venusta
Imagen – Wikimedia/S Molteno

Es una planta que está creciendo buena parte del año, excepto cuando la temperatura baja de los 15ºC o supera los 35ºC. Esto significa que, dependiendo del clima, se mantendrá muy activa una media de seis meses.

Para poder estar sana, aparte de agua necesita que se la abone de forma regular en primavera y verano, ya sea con abonos específicos para cactus y otras suculentas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase, o con una o dos cucharadas pequeñas de Nitrofoska azul cada 15 días.

Época de plantación o trasplante

A finales de invierno, cuando el riesgo de heladas haya pasado. Si está en maceta, se ha de trasplantar cada dos años cuando es joven. Una vez que alcance su tamaño definitivo bastará con renovarle el sustrato cada 3 o 4 años.

Multiplicación

La Haworthia cooperi se multiplica por semillas y por hijuelos en primavera-verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Primero, hay que rellenar una bandeja -ha de ser de al menos 20cm de diámetro por unos 5cm de altura, con agujeros- con turba negra mezclada con arena de río al 50%.
  2. Luego, se debe regar a consciencia.
  3. El siguiente paso es esparcir las semillas, procurando que no queden amontonadas.
  4. A continuación, se cubren con una fina capa de turba negra.
  5. Por último, se coloca la bandeja en un sitio luminoso pero no a pleno sol.

Germinarán en 2-3 semanas.

Hijuelos

Los hijuelos se pueden separar de la planta madre cuando tengan un tamaño fácilmente manipulable, como de unos 3-4cm. Luego se plantan en macetas individuales, y listo 🙂 .

Plagas y enfermedades

La Haworthia cooperi es muy resistente. Lo único que hay que tener cuidado con los moluscos (caracoles y babosas), pues son animales que disfrutan comiéndose sus hojas. Pero no te preocupes, que con los consejos que te ofrecemos en este artículo podrás mantenerlos alejados.

Rusticidad

La Haworthia cooperi var leightonii se multiplica bien por hijuelos

H. cooperi var leightonii
Imagen – Wikimedia/Abu Shawka

Resiste heladas de hasta los -3ºC, pero necesita protección contra el granizo sobretodo es joven.

¿Qué te ha parecido esta planta crasa? ¿La conocías? Ahora ya sabes que es fácil de mantener, además de tener un valor ornamental muy interesante 🙂 .

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.