Haworthia retusa

La Haworthia retusa es una suculenta de fácil mantenimiento

Haworthia retusa var multilineata // Flickr/salchuiwt

La Haworthia retusa es una crasa o suculenta no cactácea compacta, con un tamaño bastante reducido y que produce unas flores que, si bien son pequeñas, llaman bastante la atención ya que surgen de tallos cuya altura es muy superior al de la planta.

Es interesante su cultivo en maceta, especialmente si esta es más ancha que profunda. Al tener una gran tendencia a producir hijuelos, es solo cuestión de tiempo de que puedas conseguir nuevos ejemplares de tu planta a coste cero.

Origen y características de la Haworthia retusa

La Haworthia retusa es una crasa perenne

Se trata de planta crasa perenne originaria de Sudáfrica que alcanza una altura de unos 3-4 centímetros y un diámetro de 4-5 centímetros. Forma rosetas de hojas coriáceas, deltoides, recurvadas y con un tamaño de 1-4 centímetros de largo por 2 centímetros de ancho, y de un color verde pálido, con líneas en el haz. Las flores surgen de un tallo simple de hasta 12 centímetros de largo, son blancas y miden alrededor de 1 centímetro de diámetro.

El ritmo de crecimiento de la Haworthia retusa es bastante rápido, pero hay que tener en cuenta que una vez adulta es pequeña, por lo que no nos ha de sorprender que, al cabo de unos pocos años, solo gaste energía en florecer y en producir hijuelos.

¿Cuáles son los cuidados que hay que proporcionarle?

Las Haworthia en general son plantas muy fáciles de cuidar. Resisten muy bien la sequía, y a diferencia de la gran mayoría de suculentas, ellas crecen en zonas donde el sol no les llega de forma directa. Por este motivo, podrían ser una buena opción para cultivarlas en el interior, aunque es fuera de casa donde mejor están. Y es que, no hay ninguna planta que sea de interior, puesto que cuando los humanos comenzamos a evolucionar, el reino vegetal nos llevaba millones de años de ventaja.

Además, la decoración de las viviendas con plantas es aún mucho más reciente. No se sabe con exactitud, pero seguramente comenzó durante el reinado de los faraones, en el año 1500 a. C.

Pero no nos desviemos del tema. ¿Cómo se cuida la Haworthia retusa? Si te animas a tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados para que puedas disfrutarla tanto dentro como fuera de tu hogar:

Ubicación

  • Exterior: ha de estar en una zona protegida del astro rey.
  • Interior: la habitación en la que esté colocada debe ser luminosa, es decir, ha de haber mucha claridad.

Riego

La Haworthia retusa es una crasa perenne

Imagen – Flickr/salchuiwt

El riego será más bien escaso. Es una planta que resiste la sequía, pero el exceso de humedad le perjudica mucho, hasta el punto de que podrías perderla como consecuencia de la pudrición de sus raíces.

Para que no haya problemas, lo ideal es regar solo cuando la tierra esté completamente seca. Esto significa que deberás de humedecerla de nuevo más o menos una vez o dos por semana durante el verano, y cada 10 a 15 días el resto del año.

Durante el invierno riega una vez al mes si hay heladas y/o si llueve con frecuencia. Y en caso de tenerla en maceta, no le pongas un plato debajo puesto que el agua estancada causaría daños al sistema radicular.

Tierra

  • Maceta: rellenar con sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales, o con sustrato mineral como el pómice.
  • Jardín: la tierra tiene que tener un excelente drenaje. Si no lo tuviera, haz un agujero de unos 40 x 40 centímetros, y rellénalo con pómice o arena de cuarzo.

Abonado

Aparte de agua, tu Haworthia retusa agradecerá ser abonada de vez en cuando, desde comienzos de primavera hasta finales del verano. Para ello, aconsejamos aplicarle abono específico para suculentas, como este que venden aquí. Eso sí, es importante seguir las indicaciones que se especifican en el envase para que no haya riesgo de sobredosis.

Multiplicación

Se multiplica por semillas e hijuelos desde primavera hasta verano, siguiendo este paso a paso:

Semillas

  1. Primero, se ha de rellenar una maceta más ancha que profunda con tierra para cactus y crasas.
  2. Luego, se riega a conciencia.
  3. Por último, se esparcen las semillas sobre la superficie del sustrato, procurando que queden separadas entre sí, y se cubren un poco con arena de cuarzo (en venta aquí).

Manteniendo el semillero regado, germinarán en unos 5-15 días.

Hijuelos

Los hijuelos se pueden separar de la planta madre cuando tengan un tamaño de unos 2 centímetros. Si se hace antes, se corre el riesgo de que no sirvan. El motivo es que, al ser una planta tan compacta, es un poco difícil separar los hijuelos de la madre. De hecho, lo más aconsejable es sacarla de la maceta, y con cuidado separarlos procurando que sea con algunas raíces.

Después, se plantan en macetas individuales (o en grupos 😉 ) y se riega.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando la temperatura mínima sea de 15 grados centígrados o más.

Rusticidad

La Haworthia retusa resiste el frío y las heladas de hasta los -2ºC, pero es aconsejable que no baje de los 0 grados.

La Haworthia retusa produce muchos hijuelos

Imagen – Flickr/Jeff Oien

¿Qué te ha parecido esta planta? ¿La conocías?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.