Kalanchoe thyrsiflora

El kalanchoe thyrsiflora es una suculenta perenne

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El Kalanchoe thyrsiflora es una planta suculenta no cactácea que queda estupenda en los jardines. Crece rápido, además es de buen tamaño, por lo que puedes ponerla en cualquier sitio porque quedará muy visible, que es justo lo que más se suele desear de los elementos que forman parte de un terreno: que se vea y destaque por algún motivo.

Para mantenerlo con salud es importante tener en cuenta una serie de cosas que te explicaremos a continuación. Pero de entrada ya te avisamos de que es muy fácil de cuidar 😉 .

Origen y características del Kalanchoe thyrsiflora

El Kalanchoe thyrsiflora es una suculenta

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Se trata de una planta suculenta no cactácea nativa de Sudáfrica y Lesoto cuyo nombre científico es Kalanchoe thyrsiflora. Tiene un diámetro de unos 40 centímetros y una altura de 20-30 centímetros. Desarrolla hojas carnosas, grandes, redondeadas, de color verde con el margen rojo, cubiertas por una pelusilla blanquecina que hace que al tacto se noten muy suaves.

Florece una sola vez, en algún momento desde otoño hasta primavera, produciendo un tallo floral de hasta 1 metro de altura. Las flores son cerosas, de color amarillo. Es, pues, una planta hapaxántica, al igual que los agave por ejemplo.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

Tener un ejemplar de esta especie es especialmente recomendable cuando se tiene un jardín de suculentas o de plantas resistentes a la sequía, ya que queda genial en las rocallas, o creciendo junto con yucas, Beaucarnea, o similares, además de cactus como Echinopsis, Espostoa o Myrtillocactus. A pesar de que no comparten origen, el Kalanchoe thyrsiflora se verá de maravilla entre ellos.

Pero si no tienes jardín, no te preocupes. Si puedes conseguir una maceta de las grandes, de unos 50 centímetros de diámetro ya estará; y si tampoco la encuentras, hazte con una rueda de neumático vieja y haz una maceta casera con tela metálica y sustrato 😉 . Luego, solo has de cuidarlo teniendo en cuenta nuestras indicaciones:

Ubicación

Es una planta que necesita estar en el exterior, a pleno sol. No vive bien en semisombra ni, mucho menos, en sombra.

Tierra

  • Jardín: crece en todo tipo de suelos siempre y cuando tengan buen drenaje. Tolera bien los calizos.
  • Maceta: no es muy exigente, se puede rellenar con sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales. Sin embargo, para minimizar el riesgo de podredumbre es preferible el uso se sustratos minerales como el pómice o la akadama.

Riego

Las flores del Kalanchoe thyrsiflora son amarillas

Imagen – Wikimedia/JMK

El riego ha de ser escaso. Durante el verano se regará unas dos veces a la semana, mientras que el resto del año será una vez por semana o cada quince días. Durante el invierno se regará entre poco y nada, dependiendo de las condiciones climáticas de la zona y de cómo esté el sustrato o la tierra (si está muy seco, no dudes en regar).

Si lo tienes en maceta, no le pongas un plato debajo para que no se pudran sus raíces.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se ha de abonar con un abono para plantas suculentas, sea líquidos, en polvo o granulados. Eso sí, es necesario leerse las indicaciones especificadas en el envase del producto, ya que de lo contrario se podría echar más cantidad de la requerida y, como consecuencia de ello, las raíces se quemarían y morirían.

Multiplicación

¿Quieres conseguir nuevos ejemplares de Kalanchoe thyrsiflora? Para ello has de sembrar sus semillas o separar los hijuelos en primavera o verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Lo primero que tienes que hacer es rellenar una maceta -con agujeros- con sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales.
  2. Luego, riega a consciencia, humedeciendo bien todo el sustrato.
  3. Después, echa las semillas sobre la superficie, procurando que queden lo más separadas entre sí que sea posible.
  4. A continuación, cúbrelas con una fina capa de arena de cuarzo.
  5. Por último, coloca el semillero en el exterior, a pleno sol.

Ahora solo has de mantener el sustrato húmedo (no encharcado) para que germinen en unos 10-15 días.

Separación de hijuelos

Separar los hijuelos es el método más rápido de conseguir nuevos ejemplares. Tan solo has de escarbar un poco alrededor del hijuelo que quieras separar, y con la ayuda de un cuchillo cortarlo.

Después, lo plantas en una maceta individual con pómice o grava fina, riegas, y lo dejas en el exterior en semisombra. Al cabo de unas dos semanas emitirá sus propias raíces.

Plagas y enfermedades

El Kalanchoe thyrsiflora es una planta de sol

Imagen – Flickr/landruc

Es bastante resistente en general, pero si el ambiente es muy cálido y seco puede verse afectado por cochinillas y pulgones. Asimismo, en temporada de lluvia los caracoles y babosas tienden a comer sus hojas.

Para evitarlo, se debe de tratar con tierra de diatomeas, jabón potásico,… o quitando los insectos con un pincel pequeño empapado en alcohol de farmacia.

Rusticidad

Por propia experiencia, te puedo afirmar que resiste heladas de hasta los -2ºC siempre que sean puntuales y de corta duración. Pero es mejor tenerlo protegido ya que sus hojas se dañan con el granizo.

¿Dónde comprar?

Consigue tu planta desde aquí.

¿Qué te ha parecido el Kalanchoe thyrsiflora?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.