Peyote (Lophophora williamsii)

Lophophora williamsi, un cactus sin espinas muy bonito

El peyote es un cactus de pequeño tamaño y de crecimiento muy lento que, sin embargo, produce unas florecillas con un gran valor ornamental. Además, su cultivo es sencillo puesto que no necesita mucho para estar sano, incluso se puede tener en maceta durante toda su vida.

Durante mucho tiempo se ha estado utilizando como planta psicodélica, y eso es algo que a día de hoy la la llevado a la lista de especies vegetales en peligro crítico de extinción. Por eso, si nos hacemos con un ejemplar tenemos que asegurarnos de que procede de cultivo legal. Si ese ha sido tu caso, descubre cómo cuidarlo 🙂 .

¿Cómo es?

El peyote florece a los 30 años

Imagen – Wikimedia/Karelj

Este es un cactus conocido como peyote, y cuyo nombre científico es Lophophora williamsii. Es endémico de México, encontrándose solo en los estados de Nayarit, Chihuahua, Durango, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí y en algunas áreas de Querétaro y Zacatecas. La especie fue descrita por Charles Antoine Lemaire en el 1894.

Alcanza una altura de unos 5cm por hasta 12cm de diámetro. Su forma es casi esférica, aunque a medida que envejece se vuelve algo columnar. El cuerpo está dividido en 5-13 costillas en forma de botón, y es de color verde grisáceo a azulado. Las areolas no tienen espinas, excepto si es joven, y están recubiertas por pelillos blanquecinos.

Las flores, que brotan en primavera, son rosadas. La raíz es gruesa y cónica.

¿Cómo se cuida?

Cultivar un peyote correctamente no es difícil; sin embargo, es importante tener en cuenta algunas cosas para que todo vaya sobre ruedas:

Ubicación

Tienes que ponerlo en el exterior, a pleno sol. En condiciones de poca luz su cuerpo se etiola (es decir, se alarga y se debilita). Pero ojo: si en el vivero lo tenían protegido del astro rey, ve acostumbrándolo poco a poco para que no se queme.

No es planta para tener dentro de casa. Incluso aunque se pusiera justo delante de la ventana tendría un mal desarrollo.

Tierra

  • Maceta: aconsejable mezclar sustrato universal o turba negra con perlita a partes iguales. Otras opciones son plantarlo simplemente en pómice, o mezclado con arena de río.
  • Jardín: crece en suelos arenosos con muy buen drenaje. Si la tierra que tienes no cumple con estas condiciones, haz un agujero de unos 40cm x 40cm, cubre los extremos y la base con malla de sombreo, y rellénalo luego con el sustrato mencionado antes.

Riego

Vista de un peyote de un año

Imagen – Wikimedia/ShenHatarNoe

La frecuencia de riego ha de ser muy baja, casi nula en invierno. Este es un cactus que resiste bien la sequía, pero el exceso de agua le perjudica seriamente. De ahí que sea tan importante que el sustrato o tierra tenga un excelente drenaje; y es que un solo descuido puede pudrirlo.

Teniendo esto presente, si no tienes mucha experiencia cuidando plantas te aconsejo comprobar la humedad antes de regar, al menos al principio hasta que le vayas cogiendo el tranquillo. Para eso, puedes utilizar un medidor de humedad digital, o un palo delgado de madera.

En el caso de que lo tengas en maceta, pésala una vez regada y de nuevo al cabo de unos días, así notarás que la tierra mojada pesa más que la seca y, por consiguiente, podrás guiarte por esta diferencia de peso.

No mojes el cactus: solo la tierra. De este modo se evita la aparición de hongos, y quemaduras también 🙂 .

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se debe abonar con abonos específicos para cactus siguiendo las indicaciones especificadas en el envase, o con una cucharada pequeña de nitrofoska azul cada 15 días.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera. El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Lo primero que tienes que hacer es rellenar una bandeja con agujeros o maceta de unos 10,5cm de diámetro con sustrato de cultivo universal mezclado con perlita al 50%.
  2. Luego, riega a consciencia.
  3. Después, coloca un máximo de dos semillas en cada alvéolo, o bien 5-6 en la maceta.
  4. A continuación, cúbrelas con una fina capa de arena de río previamente lavada.
  5. Por último, coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

Así las primeras germinarán en unas 2 semanas.

Plagas y enfermedades

El peyote es, por experiencia, uno de los cactus más resistentes a las plagas y enfermedades. Tan solo hay que protegerlo contra los moluscos (caracoles y babosas), pues estos animales sienten debilidad por las plantas blandas que no tienen espinas (aunque también los he visto comerse cactus con afiliados pinchos, pero eso es otro tema).

Época de plantación o trasplante

El peyote se puede cultivar en maceta

Imagen – Flickr/Pavel Golubovskiy

En primavera. Si lo tienes en maceta, trasplantar cada 3 años hasta que adquiera su tamaño adulto; luego podrás dejarlo en la misma siempre y cuando le renueves el sustrato cada 3-4 años.

Rusticidad

De nuevo, hablo desde la experiencia: las heladas débiles y puntuales de hasta los -1,5ºC no le hacen daño, por lo que me hace pensar que resiste hasta los -2ºC, o quizás -3ºC con daños. Eso sí, durante su juventud es aconsejable protegerlo del granizo. La escarcha, aunque sea débil y dure poco más que unas horas hasta que sale el sol, sí que le puede provocar algunas quemaduras (leves).

¿Qué usos tiene?

Me encantaría decir que solo ornamental; quizás eso le hubiese salvado de la lista de especies en peligro, pero… eso sería mentir. De hecho, su uso más extendido y popular es el psicodélico. Los pueblos indígenas la usan en sus rituales y prácticas de meditación, y fuera de México son muchas las personas que quieren probarlo para experimentar ”viajes alucinógenos”.

¿Qué dice la ley?

Bueno, la ley es muy estricta tanto con respecto al comercio como al consumo de peyote. En México la Ley Estatal para el Desarrollo de las Comunidades y Pueblos indígenas reconoce que la planta es sagrada para los nativos, de manera que no se les prohíbe a los nativos cultivarla, transportarla ni utilizarla.

En Estados Unidos, solo pueden usarla los miembros de la Iglesia nativa americana. Por otra parte, en Canadá, se encuentra dentro de la lista de sustancias y drogas controladas.

Y para el resto del mundo, la extracción de plantas de su hábitat natural para luego venderlas fuera está considerado un delito.

Vista del peyote en hábitat

Imagen – Wikimedia/Kauderwelsch

Espero que te haya sido de utilidad todo lo que has aprendido sobre el peyote 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.