Cactus coral (Rhipsalis cereuscula)

Vista del Rhipsalis cereuscula

Imagen – Flickr/salchuiwt

Los cactus colgantes como el de la especie Rhipsalis cereuscula son una maravilla, porque quedan igual de bien en los balcones como en macetas puestas encima de mesas altas y estrechas. Además, también se pueden tener como plantas tapizantes en la rocalla del jardín, o incluso en una jardinera grande con otras suculentas controlando eso sí su crecimiento.

Por si fuera poco, produce flores blancas con un interesante valor ornamental, y se multiplica con facilidad por esquejes 😉 .

Origen y características del Rhipsalis cereuscula

Las flores del Rhipsalis cereuscula son blancas

Imagen – Wikimedia/Eisjen Schaaf

Se trata de un cactus colgante conocido popularmente como cactus coral y cuyo nombre científico es Rhipsalis cereuscula. Es una planta perenne, es decir, que vive varios años, endémica de Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. Desarrolla tallos cilíndricos de hábito epífito; esto es, que crecen apoyándose en otras plantas u objetos pero sin parasitarlos, simplemente sirviéndose de ellos como apoyo. Alcanza una longitud de unos 50 centímetros, y florece produciendo flores blancas reunidas en racimos.

Es uno de los pocos cactus que podríamos etiquetar como ‘de jungla’ o tropicales, junto con, entre otros, la Schlumbergera truncata, ya que la mayoría de especies de cactáceas son propias de regiones semi-áridas. Por eso, los cuidados que hay que proporcione son algo distintos a los que se les daría a, por ejemplo, un Echinocactus.

¿Cómo se cuida?

Si te animas a tener un cactus coral en tu hogar o jardín, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Esta es una planta que quiere luz, pero no sol directo. Hay que pensar que vive en las selvas, en las ramas de árboles altos. En esas zonas apenas llega luz de forma directa, por lo que nunca hay que exponerla al astro rey de manera directa ya que de lo contrario se quemaría.

Pero, precisamente por eso, es un cactus interesante para tener dentro de casa, eso sí, en una habitación en la que haya mucha claridad.

Tierra

  • Maceta: es muy recomendable rellenarla con, simplemente, pómice. También servirá el sustrato especial para orquídeas, compuesto por trozos grandes de corteza (en venta aquí).
    La maceta a utilizar debe de tener agujeros en la base por los que el agua pueda salir.
  • Jardín: la tierra debe de ser ligera, con excelente drenaje. De todas formas, si no lo fuera, bastará con hacer un agujero de plantación de unos 40 x 40cm, y rellenarlo con el sustrato mencionado antes.

Riego

El Rhipsalis cereuscula es un cactus colgante

Imagen- Wikimedia/salchuiwt

El riego ha de ser moderado. Siempre hay que tener muy presente que, en caso de duda, va a ser mejor no regar hasta pasados 1-2 días, ya que es complicado recuperar una planta que está sufriendo por exceso de agua. Por esto, lo más aconsejable es dejar que se seque la tierra o el sustrato entre un riego y otro.

Por lo general, se debe de regar unas 3-4 veces por semana en verano, y 1-2 veces por semana el resto del año. En el caso de que haya previsión de lluvias, no se volverá a regar hasta que sea necesario.

Utiliza si te es posible agua de lluvia, pero también te servirá la que es apta para consumo humano y la que no tenga cal. No le mojes sus hojas al regar; y en caso de que le tengas puesto un plato debajo, acuérdate de quitarle el agua que haya sobrado tras cada riego, ya que de lo contrario se pudrirá.

Abonado

Tan importante como regar bien es abonar. Para que el cactus coral pueda crecer correctamente, con salud y vigor, agradecerá que se le abone desde comienzos de primavera hasta finales del verano con un abono específico para cactus (en venta aquí), ya sea líquido o granulado. Eso sí, es necesario que se sigan al pie de la letra las indicaciones, puesto que de lo contrario podría haber riesgo de sobredosis, y si eso ocurriese, las raíces se quemarían y sería difícil recuperarlo.

Multiplicación

El Rhipsalis cereuscula se multiplica por semillas y esquejes en primavera-verano. Sepamos cómo hacerlo paso a paso:

Semillas

Las semillas se han de sembrar en macetas más anchas que altas, o en bandejas de corcho con algunos agujeritos en la base, rellenadas con vermiculita previamente humedecida con agua. Hay que intentar que queden un poco separadas entre sí.

Por último, se cubren con una fina capa de vermiculita, y se mantiene el semillero cerca de una fuente de calor para que germinen en unos 7-15 días.

Esquejes

Es la manera más fácil y rápida de conseguir nuevos ejemplares. Para ello, has de cortar un trozo, y dejar que la herida se seque unos 7 días en un lugar seco y protegido del sol. Luego, plántalo (no lo claves) en una maceta de unos 6,5cm de diámetro -con agujeros en su base- rellenada de pómice.

Para acabar, solo te quedará regar y colocar la maceta cerca de una fuente de calor.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando la temperatura mínima sea de 18ºC o más.

Plagas y enfermedades

El Rhipsalis cereuscula es bastante resistente en general, pero hay que mantenerlo protegido de los caracoles y babosas.

Rusticidad

No resiste el frío ni las heladas.

El Rhipsalis cereuscula es un cactus que vive varios años

Imagen – Flickr/epiforums

¿Qué te ha parecido este cactus?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.