Sedo de Japón (Sedum sieboldii)

El Sedum sieboldii es una suculenta perenne

Imagen – Wikimedia/Père Igor

El Sedum sieboldii es la típica, pero no por ello menos interesante, crasa que se cultiva en macetas, sobre todo colgantes, así como en los balcones.Su tamaño, so porte, así como sus flores hacen que sea una planta realmente bonita. Y si a eso le sumamos lo fácil que resulta mantenerla, es sin duda una especie a tener en cuenta si buscamos variedades resistentes.

Y es que el sedo del japón, como se le conoce, es muy agradecido. Esto significa que para crecer bien, con salud, requiere de muy poco.

Origen y características del Sedum sieboldii

Las flores del Sedum sieboldii son rosas

Imagen – Wikimedia/Digigalos

Nuestro protagonista es una planta crasa o suculenta no cactácea cuyo nombre científico es Sedum sieboldii. Popularmente se la conoce como sedo del Japón o Pilarica, y es una especie nativa de Japón. Desarrolla tallos rastreros o colgantes dependiendo de dónde la tengamos los cuales alcanzan una longitud de hasta medio metro. De ellos brotan hojas redondeadas de color gris-azulado y con los márgenes dentados.

Florece en otoño. Sus flores se agrupan en inflorescencias llamadas corimbos, y son terminales; esto es, que tras la floración el tallo se muere. Dichas flores tienen forma de estrella, y son de color rosa pálido.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

El sedo del Japón es una crasa que, como decíamos antes, te va a dar muchas alegrías. No es una planta exigente en absoluto, ya que además resiste bien la sequía y las altas temperaturas. Pero para que no haya problemas, o si los hay, para saber cómo actuar, es importante que tengas en cuenta varias cosas que te vamos a decir a continuación:

Ubicación

Necesita sol, motivo por el que se ha de colocar en una zona luminosa, a ser posible en el exterior. Pero eso sí, es necesario que se acostumbre poco a poco y de forma gradual, ya que de lo contrario sus hojas se quemarían.

Otra opción es tenerla dentro de casa, siempre y cuando haya una habitación en la que haya ventanas por las que entre mucha luz procedente de fuera.

Tierra

  • Maceta: lo ideal es que se rellene con sustrato mineral, como el pómice por ejemplo. Ahora bien, si no puedes conseguirlo, mezcla sustrato universal con perlita a partes iguales.
    El recipiente a usar debe tener agujeros en su base por los que salga el agua.
  • Jardín: crece en todo tipo de suelos, pero han de tener buen drenaje ya que no resiste el encharcamiento.

Riego

El Sedum sieboldii es una crasa colgante fácil de cuidar

Imagen – Wikimedia/Pelerin

El riego será más bien escaso. Para evitar que las raíces se pudran, hay que dejar que la tierra o el sustrato se seque por completo antes de volver a humedecerlo. Por este motivo, no es buena idea plantarlo en una maceta sin agujeros ni ponerle un plato debajo.

La frecuencia va a variar dependiendo del clima y de la estación del año, pero en general se recomienda regar unas 2 veces por semana durante el verano, y cada 10-15 días el resto del año. En invierno se regará menos, una vez al mes aproximadamente.

Abonado

Desde comienzos de primavera y hasta finales del verano se aconseja abonar al Sedum sieboldii con un fertilizante para cactus y crasas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. Verás que hay de varios: líquidos, en polvo, en gránulos, y en barritas. Sepamos cuándo elegir cada una:

  • Líquido: es el más aconsejado para plantas en maceta por su rápida eficacia. La dosis indicada se diluye en agua, y después se riega. Puedes comprarlo aquí.
  • Polvo: especialmente indicado para plantas que están en el suelo. Su eficacia también puede ser rápida, pero por sus características podrían empeorar el drenaje de la tierra, motivo por el que no se aconseja en plantas que están en macetas.
  • Gránulos: al descomponerse de forma más o menos rápida, pueden usarse indistintamente en plantas que estén en macetas o en el jardín. Eso sí, hay que saber que el riesgo de sobredosis es alto, por lo que no hay que aumentar la dosis indicada bajo ningún concepto, ya que si se hace, las raíces se quemarían.
  • Barritas: estas se clavan en el sustrato o tierra, y se van descomponiendo a medida que se va regando. Son interesantes por su rápida eficacia y facilidad de uso, tanto para plantas en macetas como en tierra.

Multiplicación

Se multiplica por esquejes de tallo en primavera o verano. Para ello, bastará con cortar un trozo, dejarlo secar una semana en semisombra y luego plantarlo en una maceta con pómice o sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales.

En cuestión de unos pocos días, normalmente 5-7, empezará a emitir sus propias raíces. Tenlo en esa maceta hasta que veas que se les salen las raíces por los agujeros de drenaje, o hasta que la haya ocupado toda.

Plagas y enfermedades

Es bastante resistente, pero durante la temporada de lluvias hay que protegerla de los caracoles y babosas. Estos animales tienden a devorar hojas y tallos.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas de hasta los -2ºC.

El Sedum sieboldii es una crasa colgante o rastrera

Imagen – Wikimedia/Père Igor

¿Qué te ha parecido el Sedum sieboldii?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.