¿Qué tipos de cactus hay?

Myrtillocactus schenkii

Los cactus son plantas que conquistan corazones con una gran facilidad; no en vano, ya sea por sus espinas o, más frecuentemente, por sus maravillosas flores, es muy fácil que haya por lo menos un ejemplar acompañando a los seres humanos, haciendo que su hogar tenga algo de los desiertos americanos.

Pero, ¿sabes qué tipos de cactus hay? Cuando son jóvenes, cualquiera diría que todos son más o menos iguales, y no es cuando van creciendo que se ”descubre” su tamaño original. Así que si tienes dudas, a continuación te hablaré de este interesante tema.

Según su forma

Los cactus se clasifican sobretodo por la forma que adquiere el tallo, el cual suele ser verde puesto que recae en él la tarea de realizar la fotosíntesis al no tener hojas. Así pues, tenemos:

Columnares

Carnegiea gigantea

Son aquellos que tienen uno o varios tallos cilíndricos que crecen de forma más o menos recta, como si fuesen columnas (de ahí el nombre). Estos pueden o no ramificar, aunque en todo caso son unos de los que más llaman la atención, sobretodo si son de aquellos que hay que alzar la mirada para verlos, como la Carnegiea gigantea o saguaro.

Dentro de esta clasificación hay tres sub-tipos:

  • Basítono: la división se produce en la base del tallo.
  • Mesótono: la división se produce hacia la mitad del tallo.
  • Acrótono: la división se da en la punta del tallo.

Globoso

Echinocactus grusonii

Son aquellos que tienen forma redondeada o de barril. Su popularidad es enorme, puesto que no solo hay una gran variedad sino que además no suelen ocupar mucho espacio, motivo por el cual se cultivan en patios, terrazas e incluso en jardines pequeños de las regiones templadas-cálidas.

Los géneros más conocidos son los Echinocactus, en el cual se incluye el Echinocactus grusonii (o asiento de la suegra), las Mammillaria o las Copiapoa. Eso sí, debes tener presente que a medida que van creciendo pueden ir adquiriendo forma columnar, pero seguirán siendo mayormente globosos.

Cladodio

Opuntia microdasys

Por último, tenemos a los cactus que tienen los tallos aplanados, que llamamos cladodios. El género que lo representa es el de las Opuntia.

Sin espinas

Otra forma de clasificarlos es por la presencia o no de espinas. Por lo general, la gran mayoría de cactus tienen, ya que esa es la única manera que tienen de protegerse de los posibles depredadores (además de que estas cumplen otras funciones como te digo en este artículo). Pero hay algunas pocas especies que no tienen o que las tienen tan cortitas que apenas son visibles, como estas:

Astrophytum asterias

Astrophytum asterias ‘Nudum’

Este pequeño cactus es originario del sur de los Estados Unidos y del norte de México. Puede alcanzar los 10cm de diámetro y una altura de 5cm, y sus flores son amarillentas con la parte central naranjas. No tiene espina alguna.

Echinopsis subdenudata

Este es un cactus globular endémico de Bolivia y Paraguay que puede alcanzar una altura de unos 10cm y un diámetro de 10-15cm. Produce flores blancas de hasta 5cm de diámetro, y tampoco tiene espinas.

Lophophora

Lophophora williamsi

Los cactus del género Lophophora son plantas carentes de espinas originarios de México. Tienen forma globular y alcanzan una altura y un diámetro de unos 5-10cm. Producen florecillas muy bonitas, de color blanco-rosado.

Las dos únicas especies existentes, la L. williamsi y la L. diffusa, están en peligro de extinción.

Rhipsalis

Rhipsalis oblonga

Los Rhipsalis son cactus epífitos originarios de Centroamérica, Suramérica, África, Madagascar, Sri Lanza, India y Nepal. La especie más conocida es la R. baccifera. Sus tallos pueden ser aplanados o cilíndricos, de color verde más o menos oscuro, y sus flores son grandes, de color blanco.

Schlumbergera truncata

El cactus de Navidad es una planta de porte colgante originaria de Brasil que alcanza una altura de hasta 30cm. Sus segmentos son aplanados, de color verde, y produce flores de 6-8cm de longitud, de color rosa, rojo oscuro o blanco.

¿Hay tipos de cactus de interior?

Cuando no se tiene jardín ni patio pero se quiere disfrutar de una bonita colección de cactus, es normal preguntarse si hay especies que puedan cultivarse en interior. Y bueno, la respuesta es… no, salvo excepciones. Al ser muy demandantes de luz solar, si los ponemos dentro de casa es muy habitual que se etiolen, es decir, que sus tallos crezcan de manera exagerada hacia una fuente de luz, y que por si fuera poco se debiliten.

Por este motivo, mi recomendación va a ser siempre tenerlos en el exterior, o en un invernadero en caso de que haya que protegerlos de las heladas. Ahora bien, si tienes por ejemplo un patio interior con techo acristalado o una habitación con ventanas por las que entre mucha luz, entonces sí que podrías tener cactus, cualquiera. Pero ojo: ten presente que si los estaban cultivando protegidos del sol tendrás que hacer lo mismo en casa, simplemente no poniéndolos justo delante de la ventana.

Para más información recomiendo la lectura de este artículo.

Y con esto termino. Espero que te haya resultado útil todo lo que has aprendido 🙂 .


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*