Ficha del Adenium obesum o Rosa del desierto

Probablemente sea la planta con caudex o caduciforme más conocida del mundo: la rosa del desierto o Adenium obesum es preciosa no, lo siguiente. Además tiene una característica que enamora a todo aquel que la ve: ¡florece siendo muy joven!

El problema es que no es muy fácil de cuidar si el clima no acompaña. Pero no te preocupes, que siguiendo mis consejos podrás conseguir que te aguante bien.

¿Cómo es?

Adenium obesum es el nombre científico de una planta con caudex nativa del este y sur tropical y subtropical de Arabia y África. Popularmente se la conoce como Rosa del desierto, Rosa de invierno, Sabi Star o Kudu. Fue descrita por Peter Forsskal, Johann Jacob Roemer, y Josef August Schultes y publicado en Systema Vegetabilium en el año 1819.

Alcanza una altura de 1-3 metros, con hojas simples y enteras, de textura coriácea, con un tamaño de 5-15cm de longitud por 1-8cm de ancho. Las flores son tubulares, miden 2-5cm de longitud y están compuestas por cinco pétalos de 4-6cm de diámetro. Estas aparecen en primavera y pueden ser rosas, rojas o blancas.

Subespecies

  • Adenium obesum subsp. boehmianum: nativa de Namibia y Angola.
  • Adenium obesum subsp. obesum: nativa de Arabia.
  • Adenium obesum subsp. oleifolium: nativa de Sudáfrica y Botsuana.
  • Adenium obesum subsp. socotranum: nativa de Socotora.
  • Adenium obesum subsp. somalense: nativa del este de África.
  • Adenium obesum subsp. swazicum: nativa del este de Sudáfrica.

¿Qué cuidados especiales necesita para vivir?

Y ahora que sabemos cómo es, es momento de saber cómo se cuida. Pues bien, lo primero y más importante que tenemos que tener en cuenta es que la rosa del desierto es una planta que no resiste heladas. Esto significa que no podremos cultivarla en el exterior todo el año si en invierno las temperaturas bajan de los cero grados. Pero entonces, ¿cómo evitamos que se muera?

Para eso hay que regarla muy poco durante todo el año: una vez por semana y cada 15-20 días el resto del año. En cuanto el termómetro empiece a marcar 10ºC o menos le haremos un invernadero -con una estantería vieja y plástico transparente es más que suficiente- y empezaremos a regar una vez al mes. No aconsejo tenerla dentro de casa a menos que en nuestra zona se produzcan heladas de -3ºC o más intensas, ya que no se adapta bien a vivir en esas condiciones.

Otra cosa que tenemos que hacer es tenerla en una maceta con sustrato que sea capaz de filtrar el agua rápidamente. Para ello aconsejo plantarla en pómice, que es un tipo de gravilla pero de grano mucho más pequeño de color blanco. Asimismo, durante la primavera y sobretodo el verano hay que abonarla con un abono líquido para cactus y otras suculentas, o si se quiere con nitrofoska azul.

El trasplante se tiene que hacer en primavera, en cuanto el calor de esa estación se haya establecido. Es muy resistente, pero hay que tener cuidado con sus raíces y no regarla hasta que no hayan pasado unos 15 días.

Así podrá tener más posibilidades de sobrevivir.

Si te han quedado dudas en el tintero, pregunta. 🙂


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*