Cereus peruvianus

El Cereus peruvianus es un cactus columnar

Cereus peruvianus f monstruoso

El Cereus peruvianus es un cactus columnar que se tiene mucho e interior, pero que en realidad es mejor tener en una zona donde haya más luz. Tiene un ritmo de crecimiento lento pero no demasiado, hasta el punto de que en un año puede llegar a medir de 30 a 50 centímetros más si se dan las condiciones adecuadas, de modo que es interesante cultivarlo en una maceta grande o, mejor, en el suelo.

No es un tipo de cactus exigente, pero hay que procurar no regarlo demasiado puesto que es una planta que el exceso de agua le causaría daños irreversibles.

Origen y características del Cereus peruvianus

El Cereus peruvianus es un cactus grande

Imagen – Wikimedia/Serge Melki

El Cereus peruvianus, conocido también como Cereus repandus o Cereus uruguayanus, es una planta columnar que llega a medir hasta 12 metros de altura. Desarrolla tallos suculentos de color verde azulado, los cuales son cilíndricos y ramifican en la parte superior. Estos tienen entre 5 y 8 costillas anchas, con areolas de las que brotan pelos blancos muy cortos y espinas pequeñas de color gris y con un tamaño de hasta 5 centímetros.

Las flores solo aparecen en los ejemplares que ya han alcanzado un gran tamaño. Son blancas teñidas de verde, y miden unos 15 centímetros de largo. Aparecen en verano, y son nocturnas, lo cual quiere decir que se abren al anochecer.

Para producir frutos es necesario que haya otro ejemplar. Si lo hay y se da la polinización cruzada, al cabo de unos 40 días, que es lo que tardan más o menos en madurar, veremos que los frutos son rojos, carecen de espinas y miden entre 2 y 5 centímetros de diámetro. La pulpa es comestible, blanca y contiene las semillas, que también se pueden comer en las siguientes 24 horas.

En lenguaje popular es conocido como cactus manzana peruana, cactus seto, cactus candelabro, árbol peruano, e incluso cactus de ordenador ya que creía que absorbía las radiaciones que emite el ordenador. Y es originario de América del Sur, en concreto del Caribe Occidental.

Cuidados del Cereus peruvianus

Si te gustaría saber cómo cuidar del Cereus peruvianus, entonces lo primero y más importante que tienes que saber es que, aunque va a ser una planta muy grande, hay que evitar caer en el error de plantarlo en una maceta de gran tamaño ya desde joven, puesto que si se hace nos arriesgamos a perderlo por exceso de humedad.

Y dicho esto, veamos en detalle cuáles son los cuidados que tenemos que proporcionarle para que nos dure…, bueno, todo lo que tenga que durar, que puede ser más de 70 años:

Ubicación

Es un cactus que ha de quedar expuesto a la luz del sol, pero solo si está aclimatado. Es un error poner una planta a la luz directa si hasta ahora había estado en sombra, ya que se quema con rapidez. Por este motivo, es necesario que se ponga primero en semisombra, y luego poco a poco ir acostumbrándola a la luz directa.

Si se va a cultivar en interior, es aconsejable que se coloque en una habitación en la que haya mucha luz también, pero no justo delante de la ventana.

Tierra

El Cereus peruvianus también se llama cactus ordenador

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik

  • Maceta: si vas a tener tu Cereus peruvianus en una maceta, has de asegurarte de que dicho recipiente tiene agujeros en la base. Como sustrato, utiliza tierra para cactus, o mezcla turba con perlita (en venta aquí) al 50%.
  • Jardín: el suelo ha de tener buen drenaje. Si es pesado y tiene tendencia a compactarse mucho, haz un agujero de unos 50 x 50 centímetros y rellénalo con pómice (en venta aquí).

Riego

Hay que dejar secar la tierra entre riegos. Es un cactus que no soporta el encharcamiento, de manera que si tienes dudas comprueba la humedad del sustrato antes de regar.

Utiliza agua de lluvia siempre que te sea posible, o en su defecto agua embotellada.

Abonado

Es aconsejable abonarlo con un fertilizante para cactus, una vez por semana o cada 15 días dependiendo de lo que indique el envase del producto. Los meses idóneos para ello son los de primavera y verano, ya que es cuando el cactus está creciendo. Así, conseguiremos que esté bien y que crezca con salud.

Multiplicación

El Cereus peruvianus se multiplica por esquejes y semillas en primavera, así:

  • Esquejes: has de cortar un trozo que mida unos 30 centímetros de largo, y después dejarlo en un lugar seco y en sombra durante una semana. Pasado ese tiempo, plántalo en una maceta con pómice o tierra para cactus de calidad, como esta.
  • Semillas: las semillas se siembran en semilleros más anchos que altos, separadas entre sí, con sustrato para cactus o uno específico para semilleros. Si todo va bien, germinarán en unas dos semanas.

Trasplante

El Cereus peruvianus es un cactus con espinas

Imagen – Wikimedia/Duro4.

El trasplante se realiza en primavera, pero solo si el cactus ha enraizado bien; es decir, solo si sus raíces asoman por los agujeros de drenaje de la maceta. En caso de que sea así, se extraerá con cuidado y se plantará en una maceta más grande que la que ya tiene, o en el jardín.

Rusticidad

Soporta las heladas de hasta los -4ºC, siempre que sean de corta duración y puntuales.

¿Tienes un Cereus peruvianus?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)