Echinopsis chamaecereus

El Echinopsis chamaecereus produce flores rojas

Imagen – Wikimedia/Gonzalodutto

El Echinopsis chamaecereus es el típico cactus que queda genial en macetas que son más anchas que altas puestas en el exterior. No crece mucho en altura, pero sus tallos pueden medir varios centímetros. Aunque sin duda son sus flores lo que más gusta de esta especie, ya que son grandes y de un color rojo precioso.

Además, es un cactus que no te exigirá demasiados cuidados. De hecho, puede pasar varios días sin recibir una sola gota de agua, y tampoco le teme al frío.

Origen y características del Echinopsis chamaecereus

El Echinopsis chamaecereus es un cactus colgante

Imagen – Wikimedia/Dieter Weber

Se trata de una especie que crece silvestre en Argentina, en concreto en Tucumán. Desarrolla múltiples tallos cilíndricos de color verdoso que surgen de su base. Estos tienen unas 8 a 10 costillas, con areolas blanquecinas. De ellas surgen 10-15 espinas, también blancas, muy cortas, de apenas 1,5 milímetros de longitud.

Las flores son rojas y miden unos 4 centímetros de diámetro. El fruto es rojizo, de unos 7 milímetros de largo, y en su interior contiene numerosas semillas negras de pequeño tamaño.

En cuanto a la altura total de este cactus, hay que decir que no suele superar los 20 centímetros, pero como tiene porte rastrero o colgante, los tallos pueden llegar a medir hasta 50 centímetros de largo. Así pues, para que se vea bien es aconsejable cultivarlo en macetas anchas y poco profundas, o bien en rocallas.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

Si quieres tener un Echinopsis chamaecereus, has de tener en cuenta que es una planta muy fácil de cuidar, y también de multiplicar. Es más, cuando crezca lo suficiente, si quisieras podrías regalarles esquejes a tus seres queridos, ya que de buen seguro que enraizarían sin problemas.

Pero mientras tanto, vamos a ver todo lo que hay que hacer para que esté bien y pueda florecer cada año:

Ubicación

Este es un cactus que puede estar a pleno sol (sería lo ideal, siempre que se acostumbre poco a poco para que no se queme), o bien en una zona en la que haya mucha claridad.

Dentro de casa no se aconseja cultivar, puesto que tendría problemas de desarrollo causados por la falta de luz, a no ser que se comprase una lámpara que estimulase su crecimiento, como esta que venden aquí por ejemplo.

Tierra o sustrato

Las flores del Echinopsis chamaecereus son rojas

Imagen – Wikimedia/Sadambio

  • Jardín: el Echinopsis chamaecereus es una planta que se ha de plantar en una tierra con buen drenaje y ligera. Puede estar en suelos pedregosos sin problemas.
  • Maceta: si vas a tenerlo en un recipiente, es aconsejable el uso de sustratos específicos para cactus, o bien de mezclar turba con perlita a partes iguales.

Riego

El riego será, generalmente, escaso. Es una planta que resiste la sequía mucho mejor que el exceso de agua, de modo que no se debe de regar más de lo necesario. Por este motivo, lo más adecuado es echarle agua cuando la tierra esté seca del todo.

Si tienes dudas, puedes comprobar la humedad con un medidor o introduciendo un palo de madera. Si optas por esta última opción, cuando lo extraigas de la tierra y veas que tiene mucha tierra adherida, significará que el suelo aún tiene mucha agua y que, por lo tanto, hay que esperar unos días antes de volver a humedecerla.

Abonado

Cuando se compra un cactus el abonado suele ser la tarea que se olvida con más frecuencia. Claro que motivos no faltan: como son plantas originarias principalmente de las regiones áridas, es fácil caer en el error de que no necesitan nutrientes. En sus lugares de origen hay muy poca materia en descomposición, ¿por qué hay que abonarlos?

Lo cierto es que el abonado es muy importante, sobre todo cuando se tienen en macetas, ya que la cantidad de tierra y por consiguiente la disponibilidad de nutrientes es muy limitada. El Echinopsis chamaecereus puede vivir con poca »comida», pero no sin ella. Así que no dudes en abonarlo con un fertilizante líquido (en venta aquí) en primavera y verano.

De este modo, verás como además de crecer en condiciones y a buen ritmo, florecerá cada año sin esfuerzo.

Multiplicación

La manera más rápida de conseguir nuevos ejemplares es multiplicándolo por esquejes de tallo en primavera. Estos se han de cortar con unas tijeras desinfectadas, y luego dejar secar la herida unos 7 días en un lugar seco y protegido.

Cuando haya pasado ese tiempo, has de plantarlos en macetas pequeñas, de unos 6,5 u 8,5 centímetros de diámetro, con tierra para cactus (en venta aquí). Para acabar, déjalos en el exterior, en semisombra, y dales un riego.

Otra opción es multiplicarlo por semillas, también en primavera. Estas se han de sembrar en macetas anchas, con una mezcla de turba con perlita a partes iguales. Pon el semillero en semisombra, y mantén la tierra regada. Así germinarán en unos diez días.

Trasplante

El Echinopsis chamaecereus se ha de trasplantar en primavera. En caso de tenerlo en maceta, plántalo en una mayor cada 3-4 años aproximadamente.

Rusticidad

El Echinopsis chamacereus es un cactus con flores rojas

Imagen – Wikimedia/Le.Loup.Gris

Soporta el frío y las heladas débiles. Según algunas fuentes consultadas, como el portal inglés Llifle, resiste hasta los -8ºC, pero no aconsejamos tenerlo fuera con esas temperaturas ya que tiene mucha tendencia a pudrirse. En climas mediterráneos o cálidos, donde no hay heladas o solo hasta los -2ºC, sobrevive en el exterior sin problemas.

¿Qué te ha parecido este cactus?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.