Aloe juvenna

El Aloe juvenna es una planta suculenta pequeña

Imagen – Wikimedia/Diego Delso

Hay muchos tipos de áloes, y aunque hay algunos que crecen como árboles de varios metros de altura, hay otros que se quedan más pequeños. Uno de ellos es el Aloe juvenna, también llamado a veces áloe enano ya que, como vas a poder ver, es una planta perfecta para cultivar en macetas.

Además, es una de las especies más recomendadas para principiantes, pues aparte de luz solar no necesita de mucho más para poder desarrollarse con total normalidad.

Origen y características del Aloe juvenna

El Aloe juvenna es una crasa pequeña

El Aloe juvenna es una especie de áloe endémica de Kenia (África). Es una de las más pequeñas del género, ya que alcanza una altura de unos 20 centímetros como máximo. Pero eso sí, produce numerosos hijuelos. Todos estos tallos son más o menos erectos cuando son jóvenes, pero a medida que van ganando altura tienden a crecer de manera horizontal.

Sus hojas son carnosas, con forma algo triangular, de color verde con manchitas blancas, y con los márgenes dentados. Las flores se agrupan en inflorescencias, surgiendo de un tallo de unos 15 centímetros de alto, aunque en cultivo es raro verlas.

¿Cuáles son los cuidados que hay que darle?

Es una planta que realmente no es muy complicada. Es más, si tienes una rocalla en tu jardín, y en tu zona no hay heladas o son muy débiles, puedes plantarla ahí y regarla muy de vez en cuando. Pero también puedes cultivarla en maceta.

Como los cuidados varían dependiendo de si se cultiva en suelo o en un recipiente, veamos cuáles son las necesidades básicas del Aloe juvenna:

Ubicación

Se trata de una planta crasa que ha de estar, siempre que el clima lo permita, en el exterior. Necesita luz solar para crecer, y eso en interiores a veces no es posible.

Debido a su tamaño, es una especie que puede quedar muy bien en una jardinera, así como en un rincón específico del jardín con otras suculentas.

Tierra

El Aloe juvenna es una suculenta

Imagen – Flickr/Leonora (Ellie) Enking

  • Maceta: es muy recomendable que se llene con arena de cuarzo o similares. También puede servir turba con perlita a partes iguales.
    Eso sí, la maceta tiene que tener agujeros en su base, puesto que si no los tuviera la planta se pudriría.
  • Jardín: la tierra del suelo de tu solar ha de ser ligera, porosa, y no se ha de encharcar. En el caso de que no sea así, tienes que cavar un agujero pequeño, de unos 30 x 30 centímetros, tapar sus paredes con un trozo de tela o malla de sombreo, y luego rellenarlo con el sustrato mencionado antes.

Riego

El riego ha de ser esporádico. Es muy importante que la tierra, o el sustrato en caso de tenerlo en maceta, se haya secado por completo antes de volver de regar la planta.

Cuando riegues, evita mojar al Aloe juvenna, sobre todo si en tu zona la humedad ambiental es muy alta.

Abonado

Es muy aconsejable abonar la planta en primavera y verano, ya que es en esos meses cuando más crece. Como abonos puedes usar uno hecho específicamente para cactus y otras suculentas, pero es importante que sigas las indicaciones del envase, puesto que de lo contrario podrías quedarte sin planta.

Artículo relacionado:
Cuándo y cómo abonar suculentas

Multiplicación

Se multiplica por semillas y separación de hijuelos en primavera-verano. Sepamos cómo se hace:

Semillas

Las semillas se siembran en macetas de poca altura y anchas, de modo que queden lo más lejos entre sí que sea posible. Han de quedar también un poco cubiertas por arena de cuarzo por ejemplo. Como sustrato puedes usar turba negra mezclada con perlita a partes iguales, o tierra para cactus de buena calidad.

De ir todo bien, germinarán en unos 10 días siempre que el sustrato se mantenga húmedo (no encharcado), y el semillero esté en el exterior y en semisombra.

Hijuelos

Los hijuelos del Aloe juvenna se pueden separar de la planta madre pronto, cuando miden unos 2-3 centímetros de alto. Ahora bien, es preferible esperar a que crezcan un poco más.

Decidas lo que decidas, debes de separarlos con cuidado, para que salgan con raíces. Da igual si estas son escasas, mientras tenga irá bien. Luego, solo tienes que plantarlos en macetas individuales con un sustrato que drene correctamente el agua.

Época de plantación o trasplante

El Aloe juvenna es una suculenta

Imagen – Flickr/Amante Darmanin

A mediados de primavera y hasta principios de verano podrás plantarlo en el suelo o en una maceta más grande.

Plagas y enfermedades

El Aloe juvenna es bastante resistente. Sin embargo, si el ambiente es seco y cálido puede tener alguna cochinilla, pero se puede quitar con facilidad con un pincel empapado en alcohol de farmacia, o con agua sola.

Rusticidad

Por experiencia sé que resiste heladas débiles de hasta los -2ºC, pero si en tu zona hace más frío es aconsejable tenerlo dentro de casa hasta primavera. Como es una planta de reducido tamaño, se puede tener en casi cualquier sitio, siempre que tenga luz.

¿Qué te ha parecido el Aloe juvenna?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.