Sempervivum montanum

El Sempervivum montanum es una crasa resistente

Imagen – Wikimedia/Rémih

El Sempervivum montanum es una planta crasa pequeña que crece bien en terrenos pedregosos, tal y como puedes ver en la imagen. Su altura es reducida, pero tiende a producir numerosos hijuelos, por lo que la superficie que ocupa al final es interesante.

Su ritmo de crecimiento suele ser rápido, por lo que si lo vas a cultivar en macetas seguramente compruebes que en pocos meses necesite otra si todavía no ha alcanzado sus dimensiones adultas.

Origen y características del Sempervivum montanum

La flor de la siempreviva es rosada

Imagen – Wikimedia/Monika Betley

El Sempervivum montanum es una especie de planta herbácea perenne que forma rosetas de hojas ovales o elípticas de color verde mate, cubiertas por vellosidades muy cortas. Dichas rosetas miden entre 2 y 4 centímetros de diámetro, y de ellas surgen varios estolones gracias a los cuales terminan formando grupos de unos 40 centímetros de diámetro.

Sus flores brotan en verano de un tallo terminal de unos 10 centímetros de alto, y son rosadas. Tras la floración esa roseta se muere, dejando el resto.

Popularmente se la conoce como siempreviva, y se encuentra en las regiones montañosas de los Pirineos, Alpes, Cárpatos y Córcega, siempre en suelos pobres en cal. También puede verse en los tejados y muros.

¿Cuáles son sus cuidados?

La siempreviva es una planta muy agradecida, que crece sin apenas recibir muchos cuidados. El riego, el abonado, etcétera, son tareas que, no vamos a negarte, se han de ir haciendo regularmente, pero de todas las crasas que hay, casi se podría afirmar que las del género Sempervivum son las más idóneas para aquellas personas que no quieren y/o no pueden estar demasiado pendientes de las plantas. Pero veamos en detalle qué es lo que necesita exactamente:

Ubicación

Esta planta se ha de poner en el exterior. La zona ideal será aquella en la que le dé el sol como mínimo unas 4 horas al día. Eso sí, al ser relativamente pequeña, es muy recomendable que la coloques en un sitio donde la puedas tener ‘controlada’; es decir, en un lugar donde sepas que vas a poder localizarla rápido.

Tierra

  • Maceta: el sustrato para llenar la maceta tiene que ser ligero y contar con un buen drenaje.
  • Jardín: como hemos ido comentando, crece en suelos pedregosos, pero no te preocupes porque si el tuyo no es así, lo único que tendrás que hacer es hacer un agujero de unos 20 centímetros de ancho y alto, y llenarlo con pómice, o si lo preferís gravilla (de construcción, de esas cuyo grano es de 2-4mm).

Riego

La Siempreviva es una crasa perenne

Imagen – Wikimedia/Cillas

El Sempervivum montanum es una planta crasa que necesita algún que otro riego a lo largo de la semana, puesto que no resiste bien la sequía, y menos si dura varios días y las temperaturas se mantienen por encima de los 30 grados centígrados. Pero además de evitar echarle agua con más frecuencia de la necesaria, también hay que evitar hacer justo lo contrario, es decir, no regar.

Lo más recomendable es dejar que la tierra o el sustrato se seque del todo antes de volver a regar; de modo que en caso de duda puedes escarbar un poco y comprobar si sigue húmeda o no. Si está en maceta, puedes pesarla justo después de haber regado, y cuando hayan pasado unos días.

Es importante que si le tienes puesto un plato debajo le quites el agua que se haya depositado después de cada riego, ya que así no se pudrirán sus raíces.

Abonado

En primavera y verano es interesante abonarlo de vez en cuando con un abono orgánico en forma líquida, como por ejemplo el guano. También puede servirte un fertilizante líquido para cactus y crasas. Pero en cualquier caso, has de seguir las indicaciones, ya que de no hacerlo se podría caer en el error de echar más cantidad de la necesaria, algo que sería fatal para las raíces y por supuesto también para la planta.

Multiplicación

El Sempervivum montanum se puede multiplicar por semillas, aunque se hace más por estolones. La época va desde primavera hasta el verano.

Semillas

Las semillas estarán listas en verano, poco después de que la planta haya florecido. Una vez veas que los frutos parecen secos,  rellena una maceta ancha y no muy alta con, por ejemplo, vermiculita o fibra de coco, riega bien y luego esparce las semillas sobre la superficie de manera que queden separadas entre sí. Cúbrelas luego con un poco de sustrato.

Ahora lo que queda es colocar el semillero en el exterior, y mantener el sustrato húmedo. Las plántulas brotarán al cabo de 1 o 2 semanas.

Estolones

Los estolones son los »retoños». Cuando estos alcanzan un tamaño de unos 2-3 centímetros, se pueden separar de la planta madre y plantarlos en macetas individuales, o si lo prefieres en otras zonas del jardín.

Rusticidad

El Sempervivum montanum florece en verano

Imagen – Wikimedia/Thommybe

Es una de las especies de Sempervivum más rústicas que existen, pudiendo resistir hasta los -30ºC de mínima, y los 40ºC de máxima.

¿Qué te parece el Sempervivum montanum?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.