Gymnocalycium baldianum

Imagen – Wikimedia/santran cédric

El Gymnocalycium baldianum es uno de los cactus más comunes pero a la vez más decorativos que podemos encontrar en los viveros y, por supuesto, en las colecciones… y en nuestros patios. Y es que, además de resistir las altas temperaturas, tampoco le perjudican demasiado las heladas esporádicas.

Por si fuera poco, ocupa poco espacio y es bueno de sacar por semilla. ¿Te gustaría hacerte con uno? Pues ya sabes dónde ir 🙂 , aunque antes de nada te recomiendo que aprendas todo sobre él leyendo su ficha.

¿Cómo es?

Gymnocalycium baldianum var albiflorum
Imagen – Wikimedia/Natalie-S

Gymnocalycium baldianum es el nombre científico de un cactus originario de Argentina, donde crece alturas comprendidas entre los 500 y los 2000 metros sobre el nivel del mar. Fue descrito por Carlos Luis Spegazzini y publicado en Anales de la Sociedad Científica Argentina en el año 1925. Popularmente se le conoce como cactus chin enano.

Es una planta de pequeño tamaño, con tallo globoso de color verde azulado de 4 a 10cm de altura por 6-7cm de diámetro. Presenta 9-11 costillas que están divididas entre tubérculos. Las areolas son blancas, y de ellas brotan 5-7 espinas radiales de 1,5cm de largo que son grises-amarronadas. Las flores, que brotan en verano, son rojas, púrpuras o blancas y miden 3-5cm de diámetro. Y el fruto es verde-grisáceo oscuro.

¿Cuáles son sus cuidados?

Imagen – Flickr/sherca

El cactus chin enano es una suculenta cactácea que es difícil no adquirir. Ya sea por el color de su espinas o por el de sus flores, o por ambas cosas, es una de esas especies que se ganan por derecho propio su rincón en la estantería, mesa, o incluso en la rocalla si nos gustan las que son más bien pequeñas. Así que, ¿cómo cuidarlo?

Bueno, cada persona en base a su experiencia te recomendará una cosa u otra, pero en Ciber Cactus te voy a aconsejar lo siguiente:

Ubicación

Es una planta que se ha de tener en el exterior, a pleno sol. Pero ojo: si donde lo compraste no lo tenían protegido, debes de acostumbrarlo poco a poco, empezando en otoño o a principios de primavera que es cuando la insolación no es tan fuerte y hay menos riesgo de que se queme. Aquí tienes más información al respecto.

Tierra

Va a depender de si lo tienes en el jardin o en recipiente:

  • Suelo de jardín: suelto, con buen drenaje. Si no es así, haz un agujero de plantación de 50cm x 50cm y rellénalo con turba negra mezclada con perlita a partes iguales.
  • Maceta: poner una primera capa de arlita o greda volcánica, y luego rellenarla con sustrato de cultivo universal mezclada con perlita a partes iguales.

Riego

¿Cada cuánto hay que regar a un cactus? Y, ¿cómo? Lo cierto es que depende mucho de la especie, de su ubicación, del clima. Pero para el caso que nos ocupa, habrá que hacerlo una media de 2-3 veces por semana durante la temporada más cálida del año, y cada 7-10 días el resto. En otoño y, sobretodo, invierno regar poco: una vez al mes.

Nunca hay que mojar el cactus, solo la tierra, ya que de lo contrario se podría pudrir.

Abonado

Aparte de agua, el Gymnocalycium baldianum es una planta que necesita ”comida” en primavera y verano. Por lo tanto, se abonará con abonos minerales, como el Nitrofoska azul. Una o dos cucharadas pequeñas cada 15 días serán suficientes para que tenga un buen crecimiento y desarrollo, y para que florezca.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera-verano. La manera de proceder es la siguiente:

  1. Lo primero que hay que hacer es rellenar una maceta de poca altura o una bandeja de corcho a la que se le habrán hechos algunos agujeritos en la base para el drenaje, con sustrato de cultivo universal.
  2. Después, se riega a consciencia.
  3. Luego, se siembran las semillas, procurando que no queden amontonadas.
  4. A continuación, se cubren con arena con arena de río previamente lavada.
  5. Por último, se coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

Germinan en 2 o 3 semanas, un mes como máximo.

Poda

No la necesita. Quizás quitarle las flores marchitas y frutos secos cuando los tenga, pero nada más. Hay quien aprovecha los trasplantes para revisar sus raíces y cortar las que estén secas y/o negras, pero no es imprescindible.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. Trasplantar a una maceta mayor o renovar el sustrato cada 2 años.

Plagas y enfermedades

Es muy resistente, aunque hay que vigilar las cochinillas y los moluscos (caracoles y babosas). Como es una planta pequeña, con un pincel empapado en alcohol de farmacia se suele solucionar el problema en un ratito. De no ser así, espolvorea sobre la planta y el sustrato tierra de diatomeas con un poco de agua, como si echaras sal, y verás como mejora.

Rusticidad

Por experiencia te diré que resiste heladas débiles y puntuales de hasta los -1,5ºC. Con ”puntual” me refiero a una o dos veces al año. Por esto, si en tu zona hace más frío, te recomiendo tenerlo dentro de casa, en una habitación luminosa hasta que regrese la primavera.

Gymnocalycium baldianum var. sanguiniflorum
Imagen – Flickr/Stefano

¿Qué te ha parecido el Gymnocalycium baldianum?


Categorías

Cactus

Soy una enamorada de las suculentas (cactus, crasas y caudiciformes) desde que me regalaron uno con 16 años. Desde entonces he ido investigándolas y, poco a poco, ampliando la colección. Espero contagiarte la ilusión y curiosidad que siento por estas plantas en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*